Los satélites también visten a la moda

23 Mar 2018
1

Si antes las tendencias en indumentaria traspasaban las pasarelas internacionales, ahora también se expanden hasta el espacio. En esta ocasión, gracias a un grupo de ingenieros y becarios del Departamento de Aeronáutica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata, los satélites nacionales serán capaces de vestir a la moda mientras realizan sus funciones científicas.

El Satélite Argentino de Observación Con Microondas (SAOCOM) es un sistema compuesto por dos satélites de observación terrestre, pertenecientes a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae). Su objetivo es medir la humedad del suelo y, en casos de emergencias, detectar derrames de hidrocarburos en el mar y dar seguimiento a la cobertura de agua durante las inundaciones.

No obstante, para concretar sus actividades y funcionar correctamente, el sistema necesita tener un diseño mecánico y estructural adecuado para poder soportar las variaciones térmicas del espacio. “El problema surge cuando las antenas de los satélites, por causa de las condiciones espaciales con zonas de altas temperaturas y otras extremadamente bajas, se deforman. Esto hace que el sistema quede fuera del plano requerido”, narró Pablo Ringegni, director del Grupo de Ensayos Mecánicos Aplicado (GEMA).

Para que esto no ocurra, los “manteros” espaciales llegan al rescate. En busca de soluciones, el grupo de ingenieros de la Universidad Nacional de La Plata y la empresa Invap decidió diseñar mantas térmicas para recubrir siete paneles solares del SAOCOM. Como si se tratase de una colección privada, cada satélite tendrá 500 mantas diseñadas a medida. Para los modelos, el cartón, el aluminio y el acrílico fueron los materiales aislantes seleccionados.

“En el espacio un aluminio pulido a la sombra puede alcanzar una temperatura de casi menos 270º C, y en el sol llega a alrededor de los 300º C. Entonces, para proteger a un satélite, que no se enfríe o no se caliente excesivamente, se le pone un elemento aislante. Las mantas térmicas cumplen esa función”, explicó el ingeniero aeronáutico Elmar Mikkelson, integrante del autodenominado equipo de manteros y ahora miembro del staff de moda.

La preparación del diseño comenzó en 2012 en las cámaras de termovacío del Centro Espacial Teófilo Tabanera (CETT) y de Conae (Córdoba) y continuó durante 2017 en la sede de Invap, en Bariloche.

Según indicó Ringegni, actualmente se está terminando de “vestir a la antena del satélite” para su futuro lanzamiento. Los ingenieros esperan que el sistema sea puesto en órbita a mediados de año pero hasta entonces, como si se tratase de las pruebas previas al gran desfile, continúan con los diversos simulacros y estudios. (Agencia CTyS-UNLaM)

Comentarios