Asaltan por tercera vez en seis meses un catamarán

El dueño adelantó que abandonará Tucumán.

04 Mar 2018
1

HERRAMIENTAS. Dos de los ladrones fueron atrapados con parte del botín.

El empresario Mario Conti, de 51 años, quien explota el catamarán Arquímedes y las aerosillas en El Cadillal, volvió a ser víctima de un robo por tercera vez en menos de seis meses. Ayer, precisamente, había adelantado a LA GACETA que pensaba abandonar la provincia a causa de la inseguridad.

En una nueva charla con el diario, Conti relató que ayer, alrededor de las 9, se dirigía a trabajar cuando un vecino lo interceptó para decirle que se apure porque unos hombres estaban ingresando a su buque. Según dijo , tres hombres rompieron una de las ventanas para ingresar a la embarcación y, una vez dentro se llevaron una caja de herramientas e hicieron destrozos. Dos de los tres asaltantes fueron capturados por la Policía y detenidos. El tercero se encuentra prófugo.

De acuerdo con el informe policial, los detenidos fueron capturados mientras salían del catamarán cargando mochilas que contenían herramientas y ropa, que Conti reconoció como suyas. Las fuentes del caso informaron que son menores de edad, 16 y 17 años, por lo que fueron trasladados al instituto Roca, donde quedaron alojados.

“Por suerte los detuvieron. Pero eso no cambia mis deseos de abandonar la provincia, esto que pasó es el colmo”, dijo el empresario con notable angustia y remarcó que “la decisión (de regresar a Córdoba) ya está tomada”.

Conti nació en la ciudad bonaerense de Pergamino y llegó a la provincia junto con su familia a los 39 años, luego de años de explotar el catamarán en el Lago San Roque, en Villa Carlos Paz, Córdoba.

El miércoles pasado, como ocurrió hace seis meses atrás, los delincuentes atacaron su casa y se llevaron dinero, celulares, electrodomésticos y hasta los documentos de identidad suyos y de su familia. Este robo fue el segundo que padeció la familia de Conti quienes viven en la zona de Villa Jardín.

Además, el empresario comentó que la idea de irse ya se la planteó al Ente de Turismo con el que tiene un contrato y que realizará todos los trámites para trasladar el catamarán a Villa Carlos Paz. Sin embargo, Conti aseguró que mientras tanto, las aerosillas seguirán funcionando.

“Estoy esperando que me entreguen unos permisos y luego me marcho, es una lastima pero no se puede vivir así. Ya no estoy tranquilo. ¿A mí quién me asegura el bienestar de mi familia?”, manifestó.

Por último, el empresario explicó que “si se compara con Carlos Paz, en el Cadillal estamos carentes de muchas cosas. Uno no ve que haya un futuro aquí”.

En Esta Nota

El Cadillal
Comentarios