Embarazo adolescente, problema que crece en el país

02 Mar 2018
1

Decididamente, la implementación generalizada de la educación sexual es urgente: la Argentina registra una de las tasas de embarazo adolescente más altas de América latina (68 por 1.000), superada sólo por Bolivia y Colombia, a pesar de que el acceso a anticonceptivos en nuestro país se encuentra por encima del promedio mundial. Así lo indica un informe de la Organización Panamericana de la Salud, Unicef y el Fondo de Población de las Naciones Unidas que analizó datos del período que va de 2006 hasta 2015, y que reproduce la agencia Télam.

El estudio advierte también que América latina, con una tasa de 66,5 nacimientos cada 1.000 jóvenes de entre 15 y 19 años, es la única región del mundo con una tendencia ascendente de embarazo adolescente.

Fenómeno de la pobreza

“El problema afecta principalmente a las poblaciones que viven en condiciones de vulnerabilidad y muestran las desigualdades entre y dentro de los países”, indicó la directora de la OPS, Carissa F. Etienne. “El embarazo en la adolescencia puede tener un profundo efecto en la salud de las niñas durante su curso de vida. No solo obstaculiza su desarrollo psicosocial, sino que se asocia con resultados deficientes en la salud y con un mayor riesgo de muerte. Además, sus hijos están en mayor riesgo de tener una salud más débil y caer en la pobreza”, agregó.

De hecho las muertes perinatales (que preceden o siguen inmediatamente al nacimiento) son un 50 % más altas entre los hijos de madres menores de 20 años comparados con los nacidos de madres de 20 a 29 años. Y la mortalidad materna es una de las principales causas de fallecimiento en adolescentes y jóvenes de 15 a 24 años en la región. A nivel global, el riesgo de muerte materna se duplica en las embarazadas menores de 15 años en países de ingreso bajo y mediano.

“El embarazo adolescente es un fenómeno de la pobreza de América Latina, donde el peso de la inequidad es más contundente, porque es la región más desigual”, dijo el director para Latinoamérica del Unfpa, Esteban Caballero, al comentar el informe.

Comentarios