Forestello piensa que el trabajo perseverante cambiará la situación de San Martín

"No me gusta el verso", remarcó el DT.

22 Feb 2018

No es una semana más en San Martín y eso se percibe a cada paso en el complejo “Natalio Mirkin”. El empate contra Estudiantes de San Luis, sumado al flojo desempeño de un equipo que venía de una derrota dura contra Deportivo Riestra, perturbó los ánimos. Pero nadie piensa quedarse de brazos cruzados.

La práctica de ayer tampoco fue una más. Habló mucho Rubén Forestello. Primero con sus jugadores, luego con el manager Martín Seri y un rato más tarde con el capitán Claudio Bieler.

Cambiar de raíz y volver a las bases parece ser el objetivo primordial por estas horas en Bolívar y Pellegrini. “Hay que tener tranquilidad y no mirar hacia atrás, porque lo hecho ya no se puede cambiar”, avisa el DT en diálogo con LG Deportiva tras la sesión vespertina, en la que comenzó a refrescar ideas y pulir detalles de cara al duelo contra Santamarina.

El rendimiento del equipo el día domingo todavía duele. Pasaron las horas pero, a pesar del empate sobre el final, nadie logra superar el trago amargo de una jornada que nadie esperaba vivir.

“Son cosas normales para el momento. Acá sucedieron cosas, como el tema político, y es un club maravilloso, que genera pasión todos los días y tiene el objetivo claro de volver rápidamente a Primera. Por eso está la ansiedad y las ganas de dar vuelta la historia cuanto antes. Pero no hay que saltar etapas. Ojalá yo pueda interpretar bien la situación y ayudar a este grupo a comenzar a revertir la historia. Para eso hay que ganar el lunes como primera medida”, asegura “Yagui”.

Forestello no piensa en “ganar como sea”, quiere que su equipo de una vez por todas se transforme en un equipo sólido y protagonista, que se lleve por delante a los rivales y que imponga condiciones en cualquier escenario. “Contra Los Andes tuvimos muchos aspectos positivos. No veo por qué dejarlos de lado. Hay que trabajar, no queda otra, y estar sólidos. Eso conducirá a lo otro. El resto es verso y a mi no me gusta mentirle a nadie”, remata.

La autocrítica estuvo a la orden del día en estos primeros dos días de trabajo. El plantel acusó el golpe; se juramentó recuperar el terreno perdido y volver a ser protagonista del torneo. “A mí me enseñaron que hay que perseverar sobre lo que uno hace y darle seguridad a un grupo de jugadores que ahora lo necesita más que nunca. La B Nacional es un torneo muy parejo por lo que debemos afianzarnos. Si lo logramos se generará un ambiente ideal”, sentencia el entrenador, dejando en claro que falta mucho camino por recorrer, por lo que nadie debe perder la calma. Mucho menos con lo que se le viene encima al “Santo”. “Pareciera que acá se termina todo y no es así. Hay que cambiar la imagen del equipo y todo se solucionará”, concluye pensando solo en capear el temporal y devolverle la confianza y la alegría a sus hinchas.

Comentarios