La unidad del PJ está en un proceso embrionario

Las líneas internas comenzaron a armar una estrategia de unificación, pero sin la presencia de gobernadores y otras figuras partidarias.

11 Feb 2018
1

SERGIO BERENSZTEIN. Analista político. FOTO TOMADA DE BIGBANGNEWS.COM

El concepto fue lanzado a LA GACETA por el analista político Sergio Berensztein y la realidad del Partido Justicialista (PJ) lo demuestra en cada declaración de sus dirigentes. “La unidad del PJ está en un proceso embrionario; es algo muy preliminar, como un intento de coordinación entre dirigentes que representan espacios disímiles dentro de esa fuerza con la intención de preparar el terreno para una convergencia más amplia”, definió el politólogo.

No bien terminó la cumbre en la Universidad Metropolitana se evidenciaron los posicionamientos y los distanciamientos. El escenario fue copado por quienes se definieron como “amigos de la vida” y promotores de la movida: Alberto Fernández, Agustín Rossi, Felipe Solá, Fernando Navarro, Daniel Filmus, Daniel Arroyo y el anfitrión Víctor Santa María. Todos miran hacia un mismo objetivo: ganarle a Mauricio Macri en las elecciones presidenciales de 2019.

Alberto Fernández sostuvo que el PJ hoy “no tiene posibilidad” de ganarle a Macri si éste va por reelección en 2019. Insistió en la necesidad de sumar a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner a un acuerdo de toda la oposición, ya que sin ella “no se puede” triunfar en las próximas elecciones presidenciales. Rossi, en tanto, completó aquella idea al sostener que la dispersión opositora sólo favorece la continuidad del macrismo.

Sin embargo, las diferencias internas en el PJ siguen a la orden del día. El jefe del bloque Justicialista en el Senado, Miguel Pichetto, fustigó la cumbre y dijo que él no fue porque no lo invitaron.

En el PJ observan con desconfianza al senador, que tiene un buen diálogo con el Gobierno y, en la Cámara Alta, representa a los gobernadores peronistas distanciados del kirchnerismo. “Nosotros hicimos una convocatoria grande y hubo sectores que prefirieron no venir. Para mí, el límite es Mauricio Macri. Sin embargo, hay sectores que se sienten más cómodos con el oficialismo que con nosotros”, disparó Rossi.

En esa línea, Alberto Fernández -uno de los siete organizadores de la cumbre, también se pronunció. Y dijo que a Pichetto no hace falta que nadie lo invite. “Lo que ocurrió es que tratamos consolidar una mesa con los tres sectores -kirchnerismo, massismo y randazzismo- y él está un poco más en otro espacio”, indicó.

Otro que salió a contestar al senador fue el presidente del PJ nacional, José Luis Gioja. “Tenemos que dejar de lado las formalidades y construir la ancha avenida” porque “es importante hacer lo que se pueda, todo es lícito y es bueno para concretar la unidad”, afirmó.

Pero entre los ausentes a la cumbre del reencuentro estaban los gobernadores. Por caso el tucumano Juan Luis Manzur trató de ser diplomático en sus opiniones. “Creo que siempre es bueno que se junten y que intercambien opiniones, mirando hacia adelante”, dijo cuando LA GACETA le consultó sobre la reunión de dirigentes. E, inmediatamente, agregó: “creo que el PJ tiene que generar propuestas superadoras para poder transmitirlas a la gente”. Manzur manifestó que este año habrá más encuentros de esas características, pero aclaró: “ya lo dije; nosotros trabajaremos en la gestión; la política vendrá el año que viene. No es prudente hoy hablar de candidaturas”. El mandatario tucumano, no obstante, compartirá esta semana una misión a Dubai con su par cordobés, Juan Schiaretti. Ambos están en el rearmado de la liga de gobernadores del PJ.

Frente a esta situación, Berensztein agregó que este rearmado justicialista no inquieta, por ahora, a la Casa Rosada. “Claro está, en la medida en que siga fragmentado el voto de los gobernadores peronistas. “En el oficialismo ven que las reuniones son organizadas por figuras desgastadas. Por eso dicen que no ven un riesgo significativo a sus aspiraciones electorales y de gestión”, completó el analista.

Comentarios