Puigdemont quiere permiso para volver

El Tribunal Constitucional no lo autoriza a asumir a la distancia

29 Ene 2018
1

MADRID/BARCELONA.- El independentista Carles Puigdemont (foto) tiene cada vez más dificultades para volver a ponerse al frente del Gobierno de Cataluña, ya que el Tribunal Constitucional prohibió el sábado que su investidura se lleve a cabo a distancia. El candidato, que huyó y se encuentra en Bélgica y no puede regresar a España sin ser detenido, pedirá autorización a la Justicia para poder estar presente “con garantías” en la sesión convocada para mañana en el Parlamento catalán.

Para poder someterse a la votación de investidura, el Constitucional le exigió asistir a la sesión en persona y, para ello, contar con la autorización del juez español que lo investiga por delitos relacionados con su proceso independentista, origen de la crisis institucional más grave de las últimas décadas en España.

El diputado separatista catalán Josep Rull confirmó que esa autorización se solicitará al juez “en las próximas horas” a pesar de que su partido, Junts per Catalunya, considera la decisión del alto tribunal un “fraude de ley”.

El parlamentario no aclaró si Puigdemont asistirá a la sesión de investidura en caso de no contar con la autorización, un escenario muy probable después de que el juez que investiga el proceso independentista catalán rechazó el permiso que habían solicitado varios diputados que están en prisión, para asistir a los plenos del “Parlament” regional.

Puigdemont permanece en Bélgica desde fines de octubre, cuando fue destituido por Madrid como jefe del Gobierno de Cataluña. Tras las elecciones celebradas en diciembre en la región, en las que los partidos separatistas obtuvieron mayoría absoluta, se formalizó su candidatura a la investidura. El Gobierno de Mariano Rajoy la impugnó el viernes ante el Constitucional.

Un día después, el alto tribunal acordó suspender el pleno convocado para el nombramiento de Puigdemont, si éste se planea a distancia, es decir, de forma delegada o telemática. (DPA)

En Esta Nota

MadridBarcelona
Comentarios