Beso a beso, gol a gol

Un Tevez picante, diferente al del superclásico, fue vitoreado en el buen triunfo de Boca.

28 Ene 2018
1

VOLÓ. Tévez, de floja actuación la semana pasada ante River, anoche fue uno de los motores de Boca en su regreso al triunfo. telam

Cuando Carlos Tevez volvió a pisar el suelo sagrado de La Bombonera, el estadio entero se rindió a sus pies. Los hinchas le hicieron sentir su afecto por haber regresado a Boca, el Boca que fue el Boca líder de la Superliga y no el Boca que venía de dar tumbos en los amistosos de pretemporada, incluido el superclásico de la semana pasada perdido en Mar del Plata, contra River.

Mucho beso, mucho abrazo. Así se dio la previa con Colón, hoy nicho de varios ex “Xeneizes” campeones, caso Pablo Ledesma, Clemente Rodríguez. Pero el cariño y la cortesía quedó en el olvido no bien Federico Beligoy dio lugar al inicio del partido.

El empate en cero duró lo que un abrir y cerrar de ojos. Nada. Cristian Pavón captó un buen pase de Walter Bou y abrió la cuenta para el dueño de casa, muy picante, de principio a fin durante el primer tiempo, pero escaso de pausa, y por eso, pasó uno que otro susto, bien apagado por los pies de su arquero, Agustín Rossi.

En el complemento se vio lo mejor de Boca. Hubo más espacios y también un mejor Tevez, al que le dieron de lo lindo. En uno de esos tantos contraataques que dispuso el dueño de casa, “Apache” dejó solo a Nahitan Nández y éste la picó. Golazo, 2-0 y a pensar en visitar a San Lorenzo, el escolta que no pudo el viernes con Talleres, y que ahora está a seis puntos de distancia. Está claro que ese clásico puede marcar tendencia, a favor o contra.

Pero lo importante ayer fue el regreso de Boca y de Tevez, el Tevez que se dedicó a su público (le regaló su camiseta a una nena) y no a las cámaras.

Comentarios