La hora de la verdad

Ya con la parte final de la carrera en curso, hay categorías (Autos y Cuatriciclos) que empiezan a perfilar un ganador. Pero en Camiones y en Motos hay un horizonte por demás incierto; de hecho, dos argentinos, Federico Villagra y Kevin Benavides, todavía tienen chances de pelear por el cetro.

19 Ene 2018
4

A TODA MARCHA. Nasser Al Attiyah no le “perdona” nada a la Toyota, en ruta hacia San Juan. reuters

Es ahora o nunca. Al Dakar 2018 le quedan dos etapas por disputarse, pero sólo una de ellas otorga suficiente margen a los que persiguen para desbancar a los perseguidos: la de hoy. Sucede que la etapa de mañana, la última de todas, consta de apenas 120 kilómetros cronometrados, demasiado poco para descontar la ventaja que los punteros le llevan a sus escoltas en todas las categorías, salvo en Camiones, donde la pulseada entre el cordobés Federico Villagra y el ruso Eduard Nikolaev es de, creer o reventar... ¡un segundo!. Por eso, los 369 kilómetros de velocidad de hoy serán claves para las chances de varios pilotos.

A estas alturas, la neblina va comenzando a despejarse, y ya es posible intuir el final de cada trama (siempre exceptuando a la Camiones y, en parte, a las Motos). Si en Cuatriciclos ya hace tiempo que parece estar todo definido a favor del chileno Ignacio Casale, en Autos el asunto empezó a tomar color de cosa juzgada desde ayer, a partir de la resignación que se desprende de las declaraciones de Stéphane Peterhansel y Nasser Al-Attiyah.

El primero ya habla de Carlos Sainz como nuevo campeón del Dakar. “Estoy contento porque Carlos ha hecho una bonita carrera y tiene más que merecida la victoria”, señaló el francés sobre su compañero. “Es también una bonita forma de recompensar todo el trabajo que ha hecho los últimos cuatro años en Peugeot. Si conseguimos salvar este segundo puesto después de todo lo que nos pasó en Uyuni, ni tan mal...”, se resignó el campeón defensor, aceptando que los 44 minutos que le lleva el español son indescontables.

Más o menos con el mismo tono habló el ganador de la etapa, Al Attiyah: “el objetivo era defender mi tercer puesto”. Así de directo fue sobre sus chances el qatarí, que espera rasguñar aunque sea el tercer escalón del podio para Toyota.

Última chance

La cancelación de la etapa de ayer y el recorte de la de hoy para las Motos es una mala noticia para Kevin Benavides, que intentará salir a quemar las naves tratando de descontar la media hora que lo separa del líder Matthias Walkner. Lo mismo para el australiano Toby Price. Salvo una desgracia del austríaco, todo parece indicar que el título quedará en manos de KTM.

“Largar detras de los camiones y de los autos era peligroso, y pedimos largar adelante. Según la organizacion no había forma de hacerlo y decidieron suspenderla. No es la decisión que me parece correcta. Podían buscarle la vuelta, pero tomaron camino más fácil. Igual, todavía se puede”, cerró Benavides.

En Esta Nota

Dakar 2018
comentarios