Cartas de lectores

16 Ene 2018

La recolección de la basura

Soy licenciada en Nutrición y tengo un instituto que, además de atender pacientes, elabora comidas saludables en una cocina concebida con los mayores estándares de sanidad para brindar productos de excelente calidad. Las tareas “puertas adentro” son nuestra responsabilidad y con la seriedad que merece nuestra comunidad así las realizamos. Pero terminada la jornada, cuando se embolsa la basura y se la deposita para la correspondiente recolección, comienza la diaria pesadilla. No siempre recogen toda la basura. ¿Es posible tamaña mezquindad? ¿Es aceptable que en lugar de recoger tres bolsas que normalmente se sacan solo levanten una? Puede la desidia llegar a tanto? Mis reclamos son constantes sin ningún tipo de resultado. Y así vivimos, como una de las ciudades más sucias del país. Basta ver los accesos a la ciudad capital, los olores que nos inundan, los efluvios cloacales constantes y las calles abarrotadas de papeles, bolsas de plásticos y cáscaras de frutas, por mencionar algunos elementos. ¿Acaso se necesita tener un doctorado para saber que la suciedad es sinónimo de enfermedades? Es responsabilidad de todos mantener limpia la ciudad y como tal, cada uno debe cumplir su papel. La basura debe recogerse diariamente y en su totalidad. Espero que se solucione este problema y comiencen los responsables a realizar las tareas que le competen correctamente.

Cecilia Leonor Battig
[email protected]

La enseñanza de los oficios

El escritor y lector José Risso explica que en el “año 1897, ciudad de Buenos Aires, se crea la Escuela Técnica N° 1, siendo su primer rector el ingeniero Otto Krause. Fue la respuesta a la creciente necesidad en esa época, de formación en ciencia aplicada y técnica. Ese impulso se diluyó en el tiempo por causas que debieran ser motivo de otra carta”. A partir del siglo XIX, con el desenvolvimiento de la gran industria, se refuerza una fuerza social: el proletariado industrial. Era el momento de esplendor del capitalismo. ¿Qué tipo de educación recibía esa clase obrera? Ella va a perder todas las formas de instrucción pre existentes que tenían artesanos o campesinos. El avance científico impone una rápida sustitución de instrumentos de trabajo y productivos. Se plantea que una parte de la clase trabajadora debe estar disponible para el cambio tecnológico. Comienza, por lo tanto, a imponerse la formación técnica. Frente a la posibilidad de instruirlo en la fábrica por imitación con tiempo y costo a cargo del capitalista, estos prefieren la instrucción profesional y técnica a cargo del Estado. Desde entonces, la relación entre trabajo y educación será el tema dominante de la pedagogía moderna. En este siglo aparecen las escuelas infantiles (jardines, creados por los “socialistas utópicos”), escuelas elementales, escuelas con orientación agrícola, de oficios, secundarias con ramas humanísticas o científicos técnicas, y las universidades con nuevas facultades de ciencia y técnica. Esta educación alfabetizadora civiliza, al hombre, en algún sentido y se desarrolla recién en el siglo XIX. Representó un enorme progreso. Esta educación va a negarle el conocimiento global e integrado del mundo y de los procesos productivos, a pesar de que la máquina y los automatismos presentan, objetivamente, las condiciones para superar la división del trabajo ¿Razones? A diferencia del campesino o el artesano que eran dueños de los medios de producción, el obrero produce bienes que pertenecen al capitalista y no tiene el conocimiento de todo el proceso productivo. Hoy, etapa de decadencia y descomposición del capitalismo, se caracteriza por el retroceso de la educación masiva y una creciente degradación de la educación y de las condiciones de vida. Con la reforma del secundario, en un cuadro de precarización laboral (reforma), se quiere establecer la obligatoriedad de las prácticas profesionalizantes. ¿Qué significan? La escuela, pública o privada, aporta sus estudiantes para que realicen tareas que antiguamente hacia el aprendiz o el medio oficial contratado, bajo convenio colectivo (mano de obra barata). Una salida inmediata, en términos estrictamente educativos, es la formación integral de alumnos en el conjunto de los saberes sociales y científicos. Prácticas profesionales en los talleres de las escuelas. Prohibición de toda práctica que implique producción, equipamiento y modernización de los talleres a cargo del Estado. Comedores escolares en todas las escuelas. Solución de los problemas de infraestructura.

Pedro Pablo Verasaluse
[email protected]

Por siempre Natalia

Aún no llego a comprender, y me desvelo por saber preguntándome ¿Por qué Señor? Tal vez la primavera tuvo envidia de ti, o los duendes de la siesta te robaron la ilusión. O quizás el celoso encanto de Loma Bola quiso quedarse con tu nombre por siempre Nati. El atardecer del joven verano tucumano, sus campos con libélulas y mariposas te incitaron a volar junto al silencio de las flores acariciadas por las suaves brisas embriagada de azahares. Te invitaron a levantar las alas del parapente para llevarte hacia el espacio azul, donde danzan las estrellas, a las que nunca alcanzaremos. Abriste los brazos hacia el sol, regalándonos una sonrisa. Esa emoción te rebalsó el corazón de alegría porque tu amor de juventud fue ese deseo de volar en libertad. Pero en un instante todo se pintó de gris para vestirse de tristeza, y la gravedad cerró el capitulo de volar en la eterna primavera. La frondosa vegetación grabó tu imagen con la pureza de tu alma, junto con tu amada libertad. Hoy estoy seguro que Concepción, nuestra tierra natal, recordará por siempre el ejemplo de tu vida, Nati. Se que estarás en la ternura de los niños, en las ansias de todo amor; en el vuelo de los pájaros, en las letras de las canciones, en las aletargas miradas de los ancianos; en los estudios científicos de las leyes de la vida, en el amor de la Sagrada Familia, y en el eterno grito de ¡libertad! , de la juventud, colmándonos de alegría. Por siempre Natalia, en nuestros corazones.

Pedro Pablo Castaño
[email protected]

La incapacidad de los Ceos

El mejor equipo de gobierno de los últimos 52 años y 33 días, dirigido por el presidente Mauricio Macri, a dado hasta el día de la fecha sobradas muestras de una carencia alarmante de conducción y una total irresponsabilidad e incapacidad para manejar los destinos del país. Todos los intentos de este equipo de Ceos brillantes fracasaron, y causaron daños irreparables a los argentinos. Uno a uno los relatos de Macri fueron estrellándose con la realidad: la “reparación histórica” para los jubilados se pagó secretamente con fondos provenientes del retiro de los subsidios a los servicios públicos, y tampoco el Gobierno macrista informó sobre el destino de los fondos recaudados con el “blanqueo de capitales”. En cuanto a la “pobreza cero”, ya es inalcanzable. Aumentó el desempleo y por lo tanto aumentó la pobreza y la indigencia. El “derrame” fue tan solo un sueño, porque las únicas copas y platos que se llenaron fueron los de los que estaban sentados a la mesa de la “timba financiera”. Y en ese lugar no estamos la mayoría de los argentinos. Los “brotes verdes” fueron únicamente para la agricultura, las explotaciones mineras y el mundo de las finanzas. La “inflación” superó ampliamente los cálculos de una de las estrellas del gabinete, hoy presidente del BCRA. El “déficit fiscal” se descontroló por la incapacidad de los Ceos de Macri; lo llevaron al 9% del PBI, haciéndolo inmanejable, a pesar de los relatos de los miembros del gabinete y de los medios afines al Gobierno. El “plan procrear” tuvo que ser reconsiderado porque los Ceos no se dieron cuenta que la disparada del dólar iba afectar el valor de las propiedades, haciéndola en algunos casos inalcanzables para los tomadores de los créditos, ya que aumentó el valor y la cantidad de cuotas. Y para disimular esa incapacidad, salieron a ofrecer terrenos fiscales de la Nación. Y el Presupuesto 2018, tuvieron que salir a modificarlo antes de las 48 horas de su aprobación en el Senado, porque las pautas inflacionarias estaban mal calculadas. Y en cuanto al “endeudamiento”, el Presidente dijo antes de asumir que había que “pararlo”. Por su lado, Prat Gay había indicado que “la inflación no era un problema”, y después aparece Dujovne diciendo: “la política del BCRA para frenar la inflación no dio los resultados esperados”. Los posibles inversores, cada vez que pudieron, le plantearon a Macri la necesidad de bajar la inflación, achicar el déficit fiscal, mayor seguridad jurídica, entre otros tópicos. Nada de eso se plasmó en la Argentina de Macri. Y si a esto le agregamos los errores, desaciertos y contradicciones del mejor equipo de los últimos 52 años y 33 días, considero imposible que el relato de “la lluvia de inversiones” pueda llegar a ser realidad.

José Emilio Gómez
Reyes Católicos 112
Banda del Río Salí

Veredas rotas y los “yuyales”

No es nuevo esto de transitar por veredas que están deterioradas, después de tantos discursos llenos de reflexión y promesas, antes de las elecciones. Y ahora seguimos en la misma; nada cambió. Y de las marañas de vegetación (yuyales) después de las cuatro avenidas ni hablar; es un ejemplo de que Tucumán es tórrido y húmedo y exige, compromiso mediante a quien le corresponda, “a no lavarse las manos”. Vivimos en una provincia chica, pero con grandes padecimientos. Lo que no se resuelve es por negligencia, no por ignorancia. Pagamos impuestos elevados como para vivir mal.

Carlos Rubén Ávila
[email protected]

Comentarios