Doce desafíos para la salud mundial en 2018

Lo necesario para lograr un mundo mejor.

07 Ene 2018
1

La salud es un derecho fundamental de todos los seres humanos, y por lo tanto no es sólo una cuestión personal, sino un problema colectivo. Estos son 12 de los problemas que ya marcaron la agenda de la Organización Mundial de la Salud en 2017 y que deberán ser afrontados con seriedad por los Estados, los servicios de salud y los particulares en el año que acaba de comenzar. Todos ellos son cuestiones graves de salud pública, ya por lo discapacitantes, ya por el costo económico en lo laboral, personal y sanitario.

1. Fortalcer la lucha contra el tabaco 

La OMS reclama medidas fiscales y políticas de control de consumo del tabaco, lo que permitirá salvar millones de vidas y proteger la salud de la población de las principales causas de muerte: cáncer y enfermedades cardiovasculares. De los 1.100 millones de fumadores de tabaco, aproximadamente 226 millones viven en la pobreza. 

2. Lograr diagnóstico precoz del cáncer 

Entre el 30 y el 50% de las muertes por cáncer podrían evitarse si este es detectado a tiempo, pero -incluso en los países que disponen de sistemas y servicios de salud de calidad-, entre el 60 y el 70 % de los casos se detecta en estadios avanzados. Sensibilizar a la población y asegurar el acceso al diagnóstico y al tratamiento son medidas urgentes. 

3. VIH: encaminarse al objetivo 90/90/90 

Será imposible terminar con el VIH sin tratamiento efectivo. Y para ello, es indispensable el diagnóstico. Este año habrá que poner mucho trabajo y dinero para alcanzar el objetivo que planteó Onusida para 2020: que el 90% de los seropositivos sepan que lo son; que el 90 % de ellos tenga la medicación, y que el 90% de ellos tenga carga viral indetectable.

 4. Garantizar la lista de remedios esenciales 

La lista Modelo OMS de Medicamentos amplió a 433 el número de remedios seguros y eficaces, que considera esenciales para las necesidades de salud pública. Incluye tratamientos de cáncer, hepatitis C, VIH y leucemia, y recomendaciones sobre qué antibióticos utilizar contra las infecciones comunes y cuáles reservar para los casos más graves. 

5. Combatir la violencia contra las mujeres 

La violencia contra la mujer -especialmente la ejercida por su pareja y la violencia sexual- constituye un grave problema de salud pública. La OMS calcula que alrededor del 35% de las mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual, en la mayoría de los casos infligida por la pareja. Se reclaman políticas para desnaturalizar y combatir estos hechos. 

6. Bajar la contaminación ambiental 

Las condiciones insalubres del entorno (contaminación del aire, insalubridad del agua y falta de saneamiento e higiene inadecuada) causan más de un 25% (1,7 millón) de las muertes de menores de cinco años. Podrían prevenirse con medidas que permitan el acceso al agua potable y el uso de combustibles menos contaminantes. 

7. Niños y adolescentes: combatir la obesidad

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Los cantidad de menores de entre 5 y 19 años que sufren obesidad se ha multiplicado por 10 en todo el mundo durante los últimos 40 años. La OMS pide a los Estados, además de políticas sanitarias, otras que regulen los mensajes publicitarios de alimentos dirigidos a niños. 

8. Generalizar la vacunación infantil 

El porcentaje de bebés a los que no se les administra la serie completa de inmunización sistemática indicada antes de cumplir el primer año se mantiene desde 2010 en el 86%, por lo que corren gran riesgo de contraer enfermedades potencialmente mortales. Y preocupa hondamente ver que no se han realizado cambios significativos en ningún país. 

9. Alcanzar las metas de lactancia materna

Según Unicef, ningún país cumple las recomendaciones. Sólo el 40% de los menores de seis meses reciben leche materna exclusiva y sólo 23 países registran índices exclusivos de lactancia materna de más del 60%. La leche materna contribuye a evitar diarrea y neumonía de los bebés, y baja el riesgo de cáncer de ovario y de mama a las madres. 

10. La depresión es un problema en aumento 

Con más de 350 millones de casos, la depresión es un problema de salud pública, y está subestimado: en el 50% de los casos las personas que la padecen no reciben tratamiento, y sufren discapacidad y discriminación. La OMS considera básica la inversión pública: la mayoría de los países no cuenta con la estructura sanitaria adecuada. 

11. Riesgo de ensayos clínicos ocultos

Se busca combatir el hecho de que casi el 50% de los datos de ensayos clínicos no se divulgan, a menudo porque son negativos. Sin esos datos, el panorama de riesgos y beneficios de vacunas y remedios es incompleto, y puede causar mucho daño. Expertos piden una regulación más eficiente y acceso más abierto a los datos “crudos” de los ensayos. 

12. Eliminar las “ceguera de los pobres” 

Es un problema de salud pública en 42 países, donde 182 millones de personas están expuestos a la bacteria Chlamydia trachomatis. Es irreversible, pero totalmente prevenible. Está relacionada con altos niveles de pobreza y hacinamiento. La OMS estima que 41 millones de personas en el mundo (la mayoría mujeres y niños) sufren una infección activa.

Comentarios