Más luces, menos estruendos: este año volvió a caer la venta de pirotecnia

Entre las campañas de sensibilización en contra de la pirotecnia y una economía familiar que obliga a fijar prioridades, la venta de cohetes volvió a caer este año.

28 Dic 2017

Si prestaste atención a los fuegos artificiales durante la Nochebuena habrás notado que hubo una drástica disminución de la cantidad de pirotecnia que se utilizó. Y si bien es cierto que Año Nuevo es la fiesta en la que más pólvora se quema, también es innegable que cada año se reduce más. Es una tendencia mundial, motivada por un lado por las campañas en defensa de los animales, los niños y las personas con autismo; a lo que en Argentina se agrega un ajuste generalizado en los presupuestos familiares. Y es que unos pocos minutos de estruendos y luces en el cielo pueden llegar a costar varios miles de pesos.

“Cada año se ve una reducción. Este fue el de menos venta de todos, bastante menos que en 2016. Creo que tiene que ver con que no hay tanta plata en la calle y la gente tiene que elegir cuidadosamente en qué gastar, y la pirotecnia no es su prioridad. Pero también han influido mucho las campañas en contra de la pirotecnia... Es un poco de las dos cosas”, sostiene Valentina Troitiño, quien viene de una familia de larga tradición en la venta de cohetes para las fiestas y también durante el año, para shows de fuegos artificiales. “Vendo cohetes desde que nací”, dice.

Valentina comprende las preocupaciones de las organizaciones defensoras de los animales, pero también advierte que mucho tiene que ver con el uso que se le da a la pirotecnica. “Las bombas de estruendo, por ejemplo, se colocan en un mortero para que se eleven y exploten en el cielo. Pero hay algunos inconscientes que las tiran en el suelo y eso, además del ruido perturbador, conlleva un riesgo grande de accidentes”, señaló.

La vendedora explicó que, para evitar perjudicar a las mascotas y a las personas con autismo, bien se puede elegir pirotecnia con más luces y menos estruendos. “Todas necesitan hacer una explosión, sí o sí, pero hay algunas que suenan mucho menos y hacen mucha más luz y colores”, comparó.

Lesiones

La baja en el uso de la pirotecnia también se vio reflejada en los principales hospitales de la capital tucumana, donde se atendieron alrededor de 30 pacientes por quemaduras entre el 22 y el 25 de diciembre, según datos del Ministerio de Salud Pública de la Provincia. Esa suma incluye los hospitales Padilla, de Niños, Centro de Salud y Avellaneda. Es mucho menor que en años anteriores.

De todas formas, las lesiones provocadas por pirotecnia suelen ser graves y en partes muy sensibles del cuerpo. Según un informe de la Superintendencia Federal de Bomberos, entre el 15 y el 30% afectan los ojos. Para evitar incidentes, esa oficina difundió las recomendaciones que se muestran en la infografía.


poco ruido y mucha luz
las tortas de varios tiros son la opción para no romperse los oídos
La vendedora Valentina Troitiño explicó que los entusiastas que buscan menos estruendos y más luz optan por las cañas voladoras o las tortas de fuegos artificiales. Las tortas vienen selladas y son de ocho a 100 tiros, que se encienden con una mecha única. La variedad es enorme. Como novedad, este año llegaron las tortas “Tilcara” y la “Carioca”. 
============23 TIT Punto x punto HOG (12047258)============
Algunos  precios 
 Torta Tilcara (Fuegolandia): es una torta de 100 tiros, con muchos efectos de luz y colores. Cuesta $ 2.500 cada una.
 Estrellitas: $ 4 las cinco unidades.
 Bengalitas de colores:   $ 8 las 10 unidades.
 Candelas de cinco tiros de colores (casi no explotan): $ 23 las seis unidades.
 Caña bomba (estruendo + efectos de luz): $ 25 cada uno.  
 Huevitos de dragón: $ 7.
 Caña Fénix (estruendo leve + efecto de luz):     $ 250 las cuatro unidades.
 Globos aerostáticos:     $ 40 cada uno.
 Estallidos (chasquiboom): $ 4 la caja. 
 Raspafósforos: $ 32 las 40 cajitas.
 Petardos: $ 40 la bolsa de cinco unidades.


Poco ruido y mucha luz
Las tortas de varios tiros son la opción para no romperse los oídos

La vendedora Valentina Troitiño explicó que los entusiastas que buscan menos estruendos y más luz optan por las cañas voladoras o las tortas de fuegos artificiales. Las tortas vienen selladas y son de ocho a 100 tiros, que se encienden con una mecha única. La variedad es enorme. Como novedad, este año llegaron las tortas “Tilcara” y la “Carioca”. 

Algunos  precios 
Torta Tilcara (Fuegolandia): es una torta de 100 tiros, con muchos efectos de luz y colores. Cuesta $ 2.500 cada una.
Estrellitas: $ 4 las cinco unidades.
Bengalitas de colores:   $ 8 las 10 unidades.
Candelas de cinco tiros de colores (casi no explotan): $ 23 las seis unidades.
Caña bomba (estruendo + efectos de luz): $ 25 cada uno.  
Huevitos de dragón: $ 7.
Caña Fénix (estruendo leve + efecto de luz): $ 250 las cuatro unidades.
Globos aerostáticos: $ 40 cada uno.
Estallidos (chasquiboom): $ 4 la caja. 
Raspafósforos: $ 32 las 40 cajitas.
Petardos: $ 40 la bolsa de cinco unidades.

Temas

Año Nuevo
Comentarios