Una historia con milagros de amor en tiempos de Navidad

La escritrora Gloria Casañas presenta “Luna Quebrada”, su segunda entrega de la saga “Tres Lunas de Navidad”. Juliana Balcarce, la protagonista

26 Dic 2017
1

LA CREACIÓN. Gloria Casañas dice que jamás escribiría sobre sí misma, porque disfruta de crear personajes y que hagan cosas que ella no podría.

Es abogada y docente en la Universidad de Buenos Aires. Sin embargo, el amor por las letras la llevó al campo literario. Dice que escribir es algo que le parece natural, como cantar o bailar. “Es algo que nace del espíritu y también es propio del que lee mucho”, sostiene.

“Luna quebrada. Milagros de amor en Navidad”, la segunda entrega de la saga “Tres lunas de Navidad” que inició el año pasado la escritora Gloria Casañas, y que culminará en diciembre de 2018, cuenta la vida de uno de sus personajes más emblemáticos: Juliana Balcarce y su aspiración de ser médica, mientras su corazón se debate entre amores del pasado y la ilusión del presente.

“La idea de hacer una trilogía que sólo se entrega en una fecha tan especial como diciembre tiene como objetivo recuperar los sueños, el perdón y la oportunidad de renacer del ser humano”, apunta Casañas.

A pocos días de salir a la venta, “Luna quebrada” ya integra el ranking de los libros más vendidos. “Cada libro es un albur -comentó Casañas en una entrevista con la agencia Télam-. Siempre tengo muchas expectativas, nunca doy un texto por sentado y cada lanzamiento lo vivo como un examen”.

Para llegar a esta historia, Casañas hizo un recorrido histórico donde los personajes de este libro ya fueron protagonistas de otros anteriores: “están a mi alrededor todo el tiempo y los voy tomando a su tiempo para crearles una nueva historia”.

La creadora de “La salvaje de Boston” trabaja con clanes familiares integrados por los Balcarce, Zaldívar, Garmendia e Iriarte. “Todos los personajes caminan por mis novelas”, sostiene la abogada que un día encontró en las letras su gran pasión para contar otras realidades.

Sus historias no sólo hablan de amores sino de cómo se fue gestando la historia argentina a partir de figuras emblemáticas como Domingo Faustino Sarmiento, Bartolomé Mitre y Nicolás Avellaneda, y el impacto que tuvieron sus políticas en la sociedad nacional.

Todo comenzó con el libro “La maestra de la laguna” (publicado en 2010), aquella historia que ya lleva 18 ediciones y narra la vida de Elizabeth O’Connor, una mujer valiente, culta y decidida que llegó a la Argentina de la mano de Sarmiento como maestra normal para educar a gente muy distinta a los compatriotas de su Massachussets natal.

- ¿Quién es Juliana Balcarce, la protagonista de esta nueva entrega?

- Juliana es un personaje que los lectores conocen desde su nacimiento. Es hija de Elizabeth O’ Connor y Francisco Balcarce, los protagonistas de “La maestra de la laguna”. Creció ante los ojos de los lectores en “El ángel roto” (2012), ambientada en el año 1876 en la presidencia de Avellaneda y durante la “La canción del mar” (2013), donde confluyen todos los personajes pero en el marco de la vida que se llevaba a cabo durante el verano en Mar del Plata. Juliana se convirtió en una jovencita casadera en “Noche de Luna Larga” (2016), donde tiene la oportunidad de vivir una historia de amor que transcurre en la Navidad de fines del siglo XIX en el hemisferio norte, una Navidad blanca.

- Pero la hiciste regresar para estudiar Medicina. ¿Por qué en Córdoba?

- Sí, necesitaba volver a hacer algo más autóctono. “Luna quebrada” está ambientada en las sierras de Córdoba, mi lugar en el mundo. Conozco desde joven las sierras y sueño con algún día poder escribir desde la tranquilidad que brinda su paisaje.

- Cecilia Grierson, la primera mujer que se recibió de médica en la Argentina, está presente en este trabajo. ¿Por qué incluirla en la obra?

- Grierson es una mujer emblemática, un personaje maravilloso que también fue una maestra normal. Me apasiona escribir sobre esta mujer que tiene el ímpetu del saber y es profesional, gracias al impulso que le brindaba su familia. Ella poseía una mezcla interesante de sangre irlandesa y escocesa, lo que la hizo tener mucho temple pero sin escatimar dulzura. Me gusta escribir sobre mujeres que tienen ese perfil. Con Grierson hice que fuese inspiradora para Juliana y resultó ser su mentora, la mujer que la inspiró a seguir adelante con su elección profesional. Juliana quería ser médico. Ya se encontraba estudiando en la Facultad y un día se encuentra con Grierson por los pasillos de la casa de estudios y comienzan una relación estrecha. Ella la toma como su discípula y emprenden un viaje a Córdoba. Las instalé en un sanatorio modelo para enfermos de tuberculosis donde la gente iba a “hacer clima”, cuando en realidad quedaba implícito que estaban enfermos.

- ¿Por qué el título de esta publicación?

- “Luna quebrada” representa esa etapa de sufrimientos físicos, por eso los enfermos, el dolor que siente la protagonista por amores del pasado y los padecimientos del corazón de quienes la secundan. Pero no todo es tan malo, algunas cosas se revierten y por eso el subtítulo es “Milagros de amor en Navidad”.

- ¿Es sencillo trabajar historias con personajes conocidos?

- Trabajar un nuevo personaje es mucho más fácil que retomar otros ya delineados, porque hay que ubicarlos y relacionarlos con otros. Los tengo que releer para no tener incongruencias y resolverles cuestiones que arrastran en el pasado. Los personajes están a mi alrededor, aunque esté escribiendo una historia distinta a todas. Desde que comencé a escribir vi que había personajes que me pedían una historia personal y los guardaba, imaginando dónde podía llevarlos, qué historias crearles, pero es algo de lo que los lectores no se enteran hasta que lo tienen en sus manos. Me gusta sorprenderlos.

Temas

Navidad
Comentarios