Cristina alteró actas de directorio de Hotesur SA, según su contador

Víctor Manzanares declaró que la ex presidenta le ordenó aplicar “liquid paper”

23 Dic 2017
1

MEDIO AÑO PRESO. Manzanares fue detenido el 17 de julio, en Río Gallegos; lo despidieron hace un mes. telam

BUENOS AIRES.- Un nuevo paso judicial se dio y se complicó aún más la situación judicial de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en cuanto a la administración de sociedad familiar Hotesur SA.

El detenido contador de la ex mandataria, Víctor Manzanares, admitió ante la Justicia que corrigió con “liquid paper” libros societarios y contables de “Hotesur” a pedido de Cristina, pero negó que se haya tratado de un “error malicioso”.

Manzanares se refirió a “enmiendas con liquid paper” realizadas por él en los libros societarios y contables de la sociedad presidencial al responder a una pregunta del fiscal del caso, Gerardo Pollicita, durante la declaración indagatoria que brindó en el juzgado de Julián Ercolini, el 12 de diciembre pasado.

Según el documento al que accedió Télam, Manzanares explicó que, como contador de los Kirchner, estaba a cargo del “control y de la confección de los libros societarios y contables de Hotesur SA”, que para la Justicia fueron adulterados.

Al ser trasladado desde la cárcel para declarar, Manzanares sostuvo que “las enmiendas con ‘liquid paper’ fueron realizadas por él”, según la indagatoria a la difundida.

“Explica que Hotesur SA era una sociedad cerrada y de familia y que él confeccionaba las actas de rutina. Refiere que, luego del fallecimiento de Néstor Kirchner, colocó en las actas que concurrían Cristina, Florencia Kirchner y Máximo Kirchner” a las asambleas, consignó el acta de su declaración.

Posteriormente, continuó, la entonces titular de Hotesur y sobrina de la ex presidenta, Romina Mercado, “le acercó a Fernández los libros y vio esas actas, por lo que le indicó que debía consignarse que concurría a esos actos Máximo Kirchner por sí y en representación de la sucesión de su padre”.

Además, en su declaración, Manzanares sostuvo que si se cuestionan sus actos como contador también debía investigarse a los “auditores internos de las entidades en las que operaba la familia Kirchner y los responsables de las áreas de prevención del delito de lavado de activos que, por obligación, esas deben tener”.

Más auditorías

Además consideró “obvio” que, “dada la trascendencia de las denuncias que políticos efectuaron sobre la familia en cuestión, nadie de los organismos o entidades citadas podía desconocer los riesgos de ser tratados como él”.

“Expresa que considera relevante auditar las operaciones bancarias con respecto a Hotesur SA y a la familia Kirchner; puntualmente la firma Price -auditora del Banco Santa Cruz SA- y desea ser considerado de la misma forma que los antes citados”, se lee en el documento.

Ercolini finalizó la ronda de indagatorias en esta causa, que investiga el supuesto pago de sobornos a la familia presidencial a través del pago de falsos alquileres de plazas a los hoteles de Hotesur.

Entre los indagados estuvieron la ex presidenta y sus hijos Máximo y Florencia, cuyas situaciones procesales se resolverán en febrero.

Manzanares está preso en otra de las causas que involucran a la ex jefa de Estado, conocida como Los Sauces, nombre de un sociedad familiar. En este caso, por orden del juez federal Claudio Bonadio, quien lo acusó de entorpecer la pesquisa.

Según dijo al ser indagado, hace un mes dejó de ser el contador de la familia Kirchner. El ahora ex contador se encuentra preso desde mediados de año, acusado de obstruir a la Justicia después de indicar a los inquilinos de la familia Kirchner que depositen en una cuenta particular el dinero, cuando la empresa tenía un interventor judicial.

Trayectoria “K”

En esa línea, Manzanares argumentó que su estudio contable “tuvo alrededor de 1.000 clientes durante aproximadamente 50 años” y que la familia Kirchner ingresó a su estudio en el año 1976 o 1977 “como un cliente más”, informó Infobae.

“Kirchner había sido abogado de mi padre en algunas de sus firmas vinculadas con el rubro automotor. Desde los 14 años conozco a la familia Kirchner”, señaló Manzanares, de acuerdo a la crónica de Clarín.

Consultado sobre los negocios desarrollados entre Hotesur y Valle Mitre, la empresa de Lázaro Baez, el contador confirmó a Télam que el empresario patagónico era el locatario, y dijo que sólo se encargó de la “faz impositiva” de esos contratos.

En el caso de Idea SA, de Cristóbal López, explicó que el canon no era fijo sino variable: “Hotesur recibiría un porcentaje de la utilidad que arrojara”.

También reconoció que una vez terminada la relación comercial con Báez “disminuyeron los ingresos de Hotesur SA, porque bajó el valor locatario”.

Solo por administrar el hotel, según un informe pericial, el dueño del Grupo Austral le pagó a la ex presidenta de la Nación algo más de $ 27,59 millones, agregó Infobae. (Télam/clarin.com/lanacion.com.ar)

comentarios