La hora del sexo

10 Dic 2017

SEXUALMENTE HABLANDO

INÉS PÁEZ DE LA TORRE | PSICÓLOGA

Por nuestro estilo de vida, los occidentales tenemos la costumbre de hacer el amor en horarios nocturnos. Sin embargo –tal como lo han demostrado diferentes estudios- no es el hábito más recomendable si lo que queremos es disfrutar plenamente. Porque -sobre todo si se trata de un día laboral- a la noche estamos cansados, con poca energía para ser creativos, más cerca de quedarnos dormidos que de encendernos.

Efectivamente el “mañanero”, tan invocado en la cultura popular, resulta mucho más aconsejable teniendo en cuenta desde los niveles hormonales hasta nuestra disposición anímica: si hemos dormido bien, estaremos relajados y por ende más receptivos a encontrarnos con el otro eróticamente. Y así, podremos empezar el día bien aspectados, habiendo recibido una dosis de placer y de cercanía afectiva.

Hace un tiempo, un estudio realizado por la Asociación Médica Británica y publicado en la revista especializada British Medical Journal, señaló que el horario más oportuno para tener relaciones sexuales es las 5.48 de la mañana.

Ocurre que a esa hora tanto hombres como mujeres cuentan con los niveles más altos de testosterona, lo que aumentaría el deseo sexual. En el caso de los hombres, la glándula que regula la producción de esta hormona es mucho más activa durante la noche, por lo que la cantidad acumulada de testosterona puede llegar hasta un 50% más que la acumulada durante el día.

En ese auspicioso horario se da también otra feliz coincidencia: nuestra mente, todavía en su mayor plenitud y lozanía, aún no ha sido tomada por las diversas preocupaciones acerca de los quehaceres vinculados al resto del día.

Otro estudio realizado por el médico alemán Peter Platz, especialista en sexualidad y biorritmo, concluyó que son dos las horas más convenientes para los encuentros sexuales: las nueve de la mañana y las cuatro de la tarde.

comentarios