La vacunación es clave para proteger al bebé de la tos convulsa

La inmunización de la madre es la única manera de cuidar a los recién nacidos. Todo el año

05 Dic 2017

Esta información es crucial para proteger a los bebés recién nacidos: si estás embarazada, es indispensable que te apliques la vacuna triple bacteriana acelular después de la semana 20 de gestación (y lo mejor es que no te demores). De esta manera podrás protegerte y proteger a tu hijo de la tos convulsa, enfermedad también conocida como tos ferina o coqueluche.

Quizás te suene poco conocida. Y si así fuera, tenés un poco de razón. Durante bastante tiempo se pensó que estaba semierradicada, pero luego se verificó que no era así.

“Cuando quedé embarazada en 2007 no te ponían la vacuna. Ese fue un invierno muy crudo, nevó en Tucumán. Había muchas infecciones respiratorias. Mi bebé nació por cesárea y hasta la anestesista tosía”, recuerda Natalia Quírico. Cuando le dieron el alta al día siguiente, ella también tosía, y mucho. “Hasta vomitaba, era horrible -añade-, pero me dijeron que era una tos reflejo, de la cesárea”.

Lo cierto es que 15 días después la tos de Natalia, infernal, seguía allí. “Mi médico me dijo ‘esto es coqueluche’... y no se equivocó. Al día siguiente mi bebé empezó con mucha fiebre; lo internaron. Los análisis dieron el veredicto. Lo repitieron por las dudas; dio igual. Murió cuando tenía 22 días. La tos convulsa es muy cruel con los niños, pero sobre todo con los bebés chiquitos”, sentencia.

Natalia, como en su momento su doctor, tiene razón. “Los niños recién se pueden vacunar después de cumplir los dos meses -explica Sofía Amenábar, ex jefa de servicio de Obstetricia de la Maternidad y ex profesora titular de la Facultad de Medicina- Pero si la mamá esta convenientemente inmunizada (lo ideal sería tener el esquema de vacunas completo antes del embarazo) podrá darle anticuerpos al bebé durante la gestación y a través de le leche materna”. “La vacuna triple bacteriana acelular se recomienda desde 2012 y se incluyó en el calendario de vacunas obligatorias en 2014”, informa.

¿Por qué no se hacía?

“Hasta 2002 los casos eran realmente pocos, y sólo disponíamos de la vacuna triple bacteriana, que se aplicaba hasta los 7 años; no se volvía a reforzar porque ese tipo de vacuna podía generar efectos adversos”, explica Mónica Herbst, del servicio de Infectología del hospital Padilla.

Lo confirma el informe nacional sobre la situación epidemiológica de coqueluche (Argentina, 2002-2011). “La notificación de casos sospechosos mostró una tendencia ascendente desde 2002, que alcanzó la mayor tasa en 2011”, dice el texto. Y muestra que en 2007 los casos casi triplicaron los de 2002 (en 2011 se multiplicaron por ocho). La enfermedad, que se suponía controlada, había rebrotado. “Empezaron a multiplicarse los casos en adultos”, destaca Herbst.

El motivo: ni la vacunación ni haber sufrido la enfermedad otorgan inmunidad duradera, y la falta de refuerzos hace que adolescentes y adultos jóvenes sean la principal fuente de contagio para los niños pequeños.

“Para 2011 se había rediseñado el componente celular de la vacuna y apareció la triple acelular, que permite inmunizar a las madres y así proteger a los bebés en los primeros meses de vida, hasta que ellos puedan recibir la vacuna y desarrollar sus propios anticuerpos”, destaca Herbst y advierte: “no hay que relacionar la tos convulsa con el frío. La bacteria circula todo el año, así que no importa cuándo vaya a ser la fecha de parto; todas las embarazadas necesitan la vacuna”.

qué es la
 
coqueluche
enemigo potencialmente mortalLa tos convulsa es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Bordetella pertussis. Esta penetra en el organismo, se adhiere a los cilios (pequeñas extensiones parecidas a vellos) que recubren parte del aparato respiratorio y liberan toxinas que dañan los cilios, haciendo que las vías respiratorias se inflamen. Es grave y suele ocasionar una tos violenta que puede dificultar la respiración. Afecta a personas de cualquier edad, pero puede causar discapacidad permanente en los bebés e incluso la muerte. Es muy contagiosa, porque cuando la persona infectada estornuda o tose, pequeñas gotitas que contienen la bacteria se mueven a través del aire y se diseminan sin control. 

 Qué es la coqueluche
Enemigo potencialmente mortal

La tos convulsa es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Bordetella pertussis. Esta penetra en el organismo, se adhiere a los cilios (pequeñas extensiones parecidas a vellos) que recubren parte del aparato respiratorio y liberan toxinas que dañan los cilios, haciendo que las vías respiratorias se inflamen. Es grave y suele ocasionar una tos violenta que puede dificultar la respiración. Afecta a personas de cualquier edad, pero puede causar discapacidad permanente en los bebés e incluso la muerte. Es muy contagiosa, porque cuando la persona infectada estornuda o tose, pequeñas gotitas que contienen la bacteria se mueven a través del aire y se diseminan sin control. 

Comentarios