Atan y golpean a un anciano para robarle el dinero que guardaba en un colchón

Tras el ataque huyeron con más de $31.000. Otros robos similares ocurrieron en Lomas de Tafí y en la zona sur de la capital El jubilado fue sorprendido en su casa de Villa Belgrano por dos ladrones que lo apremiaron hasta que les entregó el efectivo

04 Dic 2017
1

Faustino Villanueva, de 81 años, vivió 30 minutos de terror, cuando quedó a merced de dos violentos asaltantes, que lo golpearon y ataron hasta que les entregó el dinero que tenía en su casa. Sucedió en la madrugada del sábado, cuando Villanueva fue sorprendido por los ladrones mientras dormía en su casa del barrio 9 de Julio de Villa Belgrano, en el departamento de Alberdi, informaron fuentes policiales.

Fue uno de los tres casos registrados en las primeras horas del sábado en diferentes puntos de la provincia. Los otros ocurrieron en Lomas de Tafí y en la zona sur de la Capital.

Los ladrones actuaron del mismo modo en todos los atracos: tomaron por sorpresa a los dueños de casa mientras descansaban, después los golpearon, recorrieron las propiedades en busca de dinero y objetos de valor, y finalmente, escaparon. Los robos se registraron casi a la misma hora.

A las 5, aproximadamente, los delincuentes llegaron al domicilio de Villanueva y forzaron el candado del portón del garage. Rápidamente, entraron a la casa y se dirigieron al cuarto donde descansaba el abuelo. Primero lo inmovilizaron atándolo de pies y manos; y después le taparon el rostro con una remera. Mientras uno de los ladrones se quedó junto al anciano, el otro comenzó a registrar las habitaciones.

Amenazas y golpes

Según consta en la denuncia policial, los ladrones amenazaron de muerte al dueño de casa. También le dieron golpes de puño en las costillas, aprovechando que no podía defenderse, exigiéndole dinero. Después de permanecer media hora en la propiedad, amenazando y golpeando a la víctima, lograron que les indicara dónde tenía oculto el efectivo. Así se apoderaron de $ 30.000 que estaban escondidos en un colchón y otros $ 1.800 que hallaron en otro cuarto, de acuerdo a fuentes oficiales. Luego huyeron sin que los vecinos los vieran. Hasta ayer no había datos de los ladrones ni de cómo escaparon. Los pesquisas intentan establecer si hay cámaras de seguridad en la zona que hayan podido captar la fuga. Pasado el peligro, el dueño de casa pudo desatarse y pedir ayuda. Los policías que se contactaron con él buscaron durante la madrugada a los sospechosos, pero no hubo novedades. Se aguarda el resultado de los informes de las pericias en la casa de Villanueva, a cargo de los expertos de Criminalística.

Dos casos

Débora Roldán (36) despertó sobresaltada en la madrugada por los ruidos que provenían del comedor de la casa del barrio 600 Viviendas, en Lomas de Tafí. Eran las 5 cuando se levantó junto a su madre, Mercedes Villafañe y su tío, Roberto Villafañe. Al salir se encontraron con dos desconocidos y uno de estos tomó por los cabellos a la mayor de las mujeres, arrastrándola, mientras empuñaba un arma de fuego. El hombre fue golpeado por los ladrones, quienes escaparon posteriormente por una ventana.

El tercer robo sucedió, alrededor de las 6, en una casa del pasaje Kennedy al 400, altura de la calle 9 de Julio al 2.500, en la capital. Cuatro ladrones que utilizaban armas de fuego ingresaron por la fuerza y redujeron al propietario, Gabriel Goitea, que descansaba cuando irrumpieron los asaltantes. Sin poder defenderse, observó cómo los desconocidos se apoderaban de su dinero (la suma no fue precisada), celulares y electrodomésticos. Luego, huyeron en un auto bordó.

Recomendaciones

“La Policía de por sí intensifica sus recorridos durante los fines de semana en toda la Provincia. Pero de todos modos, para evitar los ‘escruches’, lo recomendable es no dejar la casa deshabitadasdurante tiempos prolongados. Si el dueño de la propiedad no tiene otra alternativa, se aconseja pedir a algún familiar o vecino que esté atento”, aconsejó un jefe policial. “Sobre las ‘entraderas’, hay que tener en cuenta que los ladrones hacen trabajo de inteligencia de sus posibles víctimas. Revisan las redes sociales de la familia y estudian todos sus movimientos. Hay que ser reservado cuando se tiene dinero en la casa o se ha realizado alguna operación comercial o bancaria”, agregó.

Comentarios