Atlético: cansado y sin gol

De los casi 50 partidos en un solo año, el "Decano" no marca desde hace 308’.

02 Dic 2017
1

En el mundo de la economía suele repetirse una frase para explicar que los réditos extraordinarios no son gratuitos: “El costo del beneficio”. Y es posible que algo similar le esté ocurriendo a Atlético. Con los dos partidos con que cerrará su magnífico 2017, el lunes a las 19.15 ante Colón en el Monumental por la Superliga y el sábado ante River en Mendoza por la final de la Copa Argentina, Atlético habrá jugado la atípica cifra de 48 partidos en el año.

El costo del beneficio para Atlético sería que, ya al final de un año fascinante pero demasiado largo, el equipo empieza a dar señales de estar agotado. Es un cansancio que puede percibirse en los asuntos importantes, como haber perdido el gol: aunque el jueves contra San Lorenzo generó muchísimas situaciones, e incluso convirtió uno mal anulado, el “Decano” lleva cuatro partidos consecutivos, tres de Superliga (Arsenal, Estudiantes y San Lorenzo) y uno de Copa Argentina (Central) sin convertir goles, al punto que el lunes, cuando reciba a Colón, se cumplirá un mes del último festejo, el de Gervasio Núñez a Central en Rosario por la Superliga, el 4 de noviembre.

Y también en los asuntos nimios Atlético parece estar cansado del año, por ejemplo como para que los jugadores se detengan a hablar con el periodismo después de los partidos. A la salida de la derrota contra San Lorenzo, ningún futbolista se detuvo a hablar con la prensa, ni siquiera el entrenador Ricardo Zielinski. No deja de ser un detalle pero, en los torneos serios, los entrenadores hablan con el periodismo, pierda o gane su equipo.

Quienes quedaron debajo del colectivo que trasladaría al plantel al hotel, tras el 0-2, eran los lesionados Franco Sbuttoni y Cristian Lucchetti. Ambos recién volverán a jugar en 2018 (el defensor quiere comenzar desde la pretemporada y el arquero tendrá una inactividad por ahora difícil de medir, entre cuatro y seis meses), pero su presencia también fue una forma de apoyo en estos días en que la temporada parece hacerse de chicle. Y Lucchetti, en particular, ya avisó que estará el sábado en Mendoza como si fuera el primer hincha. Aunque si habitualmente es el jugador N° 1, esta vez será el N° 12.

“Voy a estar en Mendoza al lado de los muchachos. Es un partido histórico y quiero estar. En verdad también me gustaría estar en Tucumán contra Colón, el lunes, pero tengo que ir a ver al médico para que analice el comienzo de la recuperación. Ahora nos falta la frutilla del postre para este año histórico, y esa frutilla sería salir campeón de la Copa Argentina”, dijo Lucchetti.

“Encima jugar una final contra River es especial. Está claro que es un rival que tiene jerarquía y que no será nada fácil, pero las finales se ganan, y tengo fe en el equipo. Estaré junto a ellos para apoyarlos. Es un grupo muy fuerte, muy unido”, agregó el arquero.

Lucchetti también recordó que Atlético comenzó su año de trabajo el día después de Año Nuevo (y un dato olvidado es que, por sus múltiples partidos, el equipo casi no tuvo descanso en el receso de invierno: jugó contra Patronato el último cotejo de la temporada 2016/17 el 26 de junio, ante Patronato, y 11 de julio ya debutó en la Sudamericana ante Oriente Petrolero). “Empezamos el 2 de enero, así que el año se hizo largo. Por supuesto que influye ese cansancio, físicamente y mentalmente en estos partidos. No es una excusa, es una realidad”, dijo.

A falta de los cruces ante Colón y River, Atlético jugó por ahora 46 partidos en 2017: 16 de la temporada 16/17, 11 de Superliga, 10 de Libertadores, 5 de Copa Argentina y 4 de Sudamericana). San Martín, la comparación más cercana, jugará 37 este año (25 de la temporada anterior de la B Nacional y 12 del actual torneo). “Esta es la última semana, y el último esfuerzo. Y nos jugamos algo histórico. Me lo pierdo pero también sabía que la verdadera final nuestra era contra Central (el día que terminó de lesionarse, en Formosa, una molestia que había nacido en los partidos contra Vélez y Racing) porque ese día nos jugábamos entrar en la Copa. Por eso arriesgué”, dijo Lucchetti, con una férula en su brazo izquierdo.

Respecto a su regreso, Lucchetti volvió a ser cauteloso. “Le dije al médico antes de la operación, que duró ocho horas, que quería volver a jugar en marzo, para la Copa Libertadores, pero la verdad es que no hay fecha. Puede ser entre cuatro y seis meses, depende de cada cuerpo”, se resignó el arquero, acaso en una metáfora de este Atlético feliz y agotado. O sea, sufriendo el costo (cansancio y lesiones) del beneficio (la final con River como cierre perfecto de un año histórico).


Comentarios