Marzo ya no será opción para lo que deben rendir materias en el nivel medio

En febrero será la última chance para aprobar el año lectivo. El Gobierno brindará un apoyo especial a los alumnos aplazados.

02 Dic 2017
1

ORGANIZARSE Y APROBAR. En marzo todos deben comenzar las clases. debrecensun.hu

El calendario escolar 2018 todavía no fue tratado en el Consejo Federal de Educación, pero es un hecho que incluirá una novedad muy importante para los alumnos tucumanos del nivel medio: la clásica mesa de exámenes de marzo quedará en el recuerdo. Es decir, febrero será la última instancia para aprobar el ciclo lectivo 2017. Se vuelve así a la tradición de dos oportunidades para promocionar el año en curso: diciembre y febrero. De esta manera, la autoridad educativa pretende dar inicio a las clases el 5 de marzo (esta fecha también será analizada en el Consejo Federal la semana que viene), con todos los alumnos ubicados en los cursos que les corresponden.

El dato fue confirmado por la secretaria de Gestión Educativa, Isabel Amate Pérez, quien, además, aclaró que la decisión de eliminar la mesa de marzo iría a la par de un nuevo trayecto de acompañamiento y de apoyo a los alumnos que deben rendir espacios curriculares pendientes. “Esta propuesta todavía debe ser planteada por nuestro ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, en el Consejo Federal de Educación. Nuestro propósito es que ese apoyo se realice del 15 al 21 de febrero, ya que los exámenes se tomarán del 22 al 28 de ese mes”, explicó.

“Durante este tiempo de consulta vamos a pedir a los docentes que acompañen a los chicos. Que vean este trayecto como una parte de la evaluación, para ayudar a los alumnos a lograr mejores resultados el día del examen. Si bien no será obligatorio, les aconsejamos a los chicos que vayan a esa instancia previa, como también les pedimos a los padres que insistan con sus hijos en la necesidad de ir a la escuela, porque allí estarán los profesores para orientarlos en la materia que deben rendir”, agregó en una conversación con LA GACETA.

Chance desaprovechada

Desde hace más de cinco años se fue imponiendo la costumbre de poner en marzo una mesa más, para aumentar las posibilidades de los alumnos secundarios de pasar de curso. La instancia había quedado incluida en el calendario escolar. Pero fue motivo de debates la cuestión de si la medida era efectiva. Un estudio realizado por el Ministerio de Educación demostró que los chicos no aprovechaban esa oportunidad, y por el contrario, se retrasaba el inicio de las clases del año siguiente.

“Los chicos especulaban con la mesa de marzo. Tenemos la evidencia estadística de que más del 80% no se presentaba en febrero y pasaba directamente a marzo, o no aprovecha la instancia de marzo. Es decir, solamente se presentaban en una fecha. Esto provoca otra situación: recién alrededor del 15 de marzo los chicos definían a qué curso iban a ir. Mientras tanto, habían perdido 10 días de clases y la escuela no se podría organizar porque no sabía a qué curso iba a ir el alumno”, planteó. “Para nada queremos ser clausurantes, lo importante es que los chicos aprueban y pasen de curso, y que todos empecemos el mismo día las clases. Si no, ni la escuela ni la familia terminan de organizarse”, afirmó Amate Pérez.

Los profesores estarán en las escuelas a partir del 14 de febrero. “Necesitamos que los papás nos apoyen y que envíen a sus hijos a la consulta con el docente. Los alumnos deben ir con dudas sobre la materia que deben rendir para que el profesor les explique y los oriente. También deben llevar la carpeta completa y el programa”, especificó.

“No faltar a las clases de consulta es fundamental para aprobar un examen”, apuntó la profesora de Ciencias de la Educación Johana Elizabeth Sánchez. La asesora pedagógica afirmó que para preparar una materia se debe planificar con tiempo, tener a mano todo el material y manejar técnicas de estudio que permitan un buen repaso.

6 Claves a la hora de ESTUDIAR
 
Tener la carpeta completa
Antes de sentarse a estudiar es necesario buscar todos los elementos: el programa, la bibliografía y la carpeta. “Es muy común que el estudiante no tenga la carpeta completa y se la pida prestada a los mejores alumnos. Y esto no es lo más aconsejable, la toma de apuntes es muy personal, el chico copia lo que entiende. Es importante que el alumno complete la carpeta junto con el profesor para que él lo vaya guiando. Lo mejor es que el joven estudie de su propia carpeta, que tiene su letra”, recomienda la profesora Johana Elizabeth Sánchez, asesora pedagógica de la Escuela Media de Mancopa y docente del nivel terciario. 
Hacer un organigrama con los tiempos
“Organizarse. Saber administrar los tiempos con los que cuenta el alumno antes del examen. Dividir los días en las materias que tiene que estudiar, teniendo en cuenta la complejidad de cada una -sugiere Sánchez-. Lo ideal es que se estudie una materia por día”. 
No faltar a las clases de consulta
“La clases de consulta deben servir para que el profesor oriente a los chicos sobre la materia. El alumno tiene que ir con dudas, porque si no tiene ninguna, no hay aprendizaje. Cuantas más dudas, mejor. Para eso es importante que lea antes de ir”, afirma la docente. “Es fundamental que en esa consulta el profesor deposite su confianza en el alumno, que lo anime a estudiar para aprobar. La confianza del adulto también es parte de un buen examen. Es el reconocimiento de que ese alumno es capaz. Es como si le dijera al chico: te voy a brindar las herramientas para que cumplas tu objetivo”.
No estudiar de memoria
“Los alumnos estudian de un libreto, que leen de corrido. Por eso, cuando se olvidan de una palabra ya no pueden seguir”, advierte la profesora Sánchez. Hay que tratar de llegar a los conceptos principales y establecer relaciones. Para eso es necesario utilizar esquemas, no estudiar de resúmenes larguísimos y después intentar repetirlos.
utilizar las herramientas tecnológicas
Johana Sánchez anima a desestimar los páginas web que no tienen fuentes bibliográficas confiables. Una recomendación es utilizar la página Educ.ar, que cuenta con muchas herramientas que le sirven tanto al docente como al alumno. Claro que es una página con tanto volumen de información, con tantas monografías sobre un mismo tema, que si el alumno no sabe cómo manejarse puede llegar a marearse. Es importante que el docente enseñe sobre el buceo en páginas de confianza.
Alimentarse y dormir bien
Un buen desayuno y ocho horas de sueño resultan elementales para rendir bien, sobre todo la noche anterior al examen. “Los padres cumplen un papel fundamental en este momento. No hay que       ponerse en papel de malo ni ser exigentes con el rendimiento de los chicos. Lo importante es acompañar, dar confianza y seguridad a los jóvenes para que puedan estudiar y tener un buen desempeño”, remarca la docente.

> 6 Claves a la hora de estudiar

- Tener la carpeta completa
Antes de sentarse a estudiar es necesario buscar todos los elementos: el programa, la bibliografía y la carpeta. “Es muy común que el estudiante no tenga la carpeta completa y se la pida prestada a los mejores alumnos. Y esto no es lo más aconsejable, la toma de apuntes es muy personal, el chico copia lo que entiende. Es importante que el alumno complete la carpeta junto con el profesor para que él lo vaya guiando. Lo mejor es que el joven estudie de su propia carpeta, que tiene su letra”, recomienda la profesora Johana Elizabeth Sánchez, asesora pedagógica de la Escuela Media de Mancopa y docente del nivel terciario. 

- Hacer un organigrama con los tiempos
“Organizarse. Saber administrar los tiempos con los que cuenta el alumno antes del examen. Dividir los días en las materias que tiene que estudiar, teniendo en cuenta la complejidad de cada una -sugiere Sánchez-. Lo ideal es que se estudie una materia por día”. 

- No faltar a las clases de consulta
“La clases de consulta deben servir para que el profesor oriente a los chicos sobre la materia. El alumno tiene que ir con dudas, porque si no tiene ninguna, no hay aprendizaje. Cuantas más dudas, mejor. Para eso es importante que lea antes de ir”, afirma la docente. “Es fundamental que en esa consulta el profesor deposite su confianza en el alumno, que lo anime a estudiar para aprobar. La confianza del adulto también es parte de un buen examen. Es el reconocimiento de que ese alumno es capaz. Es como si le dijera al chico: te voy a brindar las herramientas para que cumplas tu objetivo”.

- No estudiar de memoria
“Los alumnos estudian de un libreto, que leen de corrido. Por eso, cuando se olvidan de una palabra ya no pueden seguir”, advierte la profesora Sánchez. Hay que tratar de llegar a los conceptos principales y establecer relaciones. Para eso es necesario utilizar esquemas, no estudiar de resúmenes larguísimos y después intentar repetirlos.

- Utilizar las herramientas tecnológicas

Johana Sánchez anima a desestimar los páginas web que no tienen fuentes bibliográficas confiables. Una recomendación es utilizar la página Educ.ar, que cuenta con muchas herramientas que le sirven tanto al docente como al alumno. Claro que es una página con tanto volumen de información, con tantas monografías sobre un mismo tema, que si el alumno no sabe cómo manejarse puede llegar a marearse. Es importante que el docente enseñe sobre el buceo en páginas de confianza.

- Alimentarse y dormir bien
Un buen desayuno y ocho horas de sueño resultan elementales para rendir bien, sobre todo la noche anterior al examen. “Los padres cumplen un papel fundamental en este momento. No hay que       ponerse en papel de malo ni ser exigentes con el rendimiento de los chicos. Lo importante es acompañar, dar confianza y seguridad a los jóvenes para que puedan estudiar y tener un buen desempeño”, remarca la docente.


> El 96% de las escuelas brindan clases de apoyo

El 96% de las escuelas del Estado cuentan en Tucumán con Planes de Mejora Institucional (PMI) para sus alumnos en riesgo pedagógico. Se trata de estrategias específicas implementadas por la institución para cada problemática, que se aplican durante todo el año lectivo. Los alumnos incluidos en ese grupo reciben apoyo escolar en las materias en las que necesitan ayuda, se les enseña técnicas de estudio, se les inculca hábitos y se hace un seguimiento de cada estudiante con el objetivo de lograr mejores aprendizajes.

Matemática y Lengua

“Este año, en los PMI hemos intensificado en dos ejes, Lengua y Matemática. Hemos capacitado a nuestros talleristas con nuevos enfoques en estas disciplinas. Lo que buscamos es mejorar y promover la capacidad lectora y de producción escrita en los alumnos, y por otro lado, estimular el aprendizaje de las operaciones lógicas matemáticas a través de la resolución de problemas”, explicó la directora de Gestión Educativa, Isabel Amate Pérez. Precisamente, estas eran las principales dificultades que presentaban los alumnos y que se vieron reflejadas en las distintas pruebas de evaluación de la calidad educativa.

Amate Pérez informó que este año se vieron mejores resultados durante los dos primeros trimestres en relación con el año anterior.

Comentarios