Los creadores de Eameo, en Tucumán: “buscamos que la gente se dé cuenta que tiene una doble moral”

Dos de los creadores llegaron a la provincia para disertar sobre marketing. Con LA GACETA hablaron de los límites del humor.

28 Nov 2017
1

DE VISITA EN TUCUMÁN. Camila, con antifaz, y Pikachu, con máscara, son dos de los 10 integrantes de Eameo. LA GACETA / FOTO DE JOSÉ NUNO.-

Usan seudónimos y, al momento de las fotos, se ponen una máscara o antifaz para no ser reconocidos. Camila y Pikachu son dos de los 10 integrantes de Eameo, la cuenta virtual que tiene más de dos millones de seguidores sumando diferentes redes sociales, y que cosechó el éxito gracias al humor como herramienta para comunicar. El dúo llegó a Tucumán para disertar sobre Real Time Marketing; es decir la comunicación en tiempo real.

A la hora del almuerzo ambos saborearon un menú bien tucumano: empanadas. “No tuvimos tiempo para hacer turismo, ni siquiera para subir al cerro, pero sí nos arreglamos para comer empanadas -apuntó Camila-; fuimos genocidas de las empanadas”, agregó con el mismo tono humorístico de Eameo.

“No hacemos humor con la intención de ofender -advirtió Pikachu-, sino con la intención de reflexionar, porque el humor es una válvula de escape”. A su lado, Camila -que en realidad es un hombre- agrega otro concepto a esa idea. “Nosotros ofrecemos una válvula de escape que no siempre es entendida, y cuando no es entendida asumimos el total de la culpa, porque patear al arco y no hacer el gol no es culpa del arco, es culpa de uno -ejemplificó-. Así que cuando un chiste es mal interpretado o repudiado, la culpa es nuestra; sin embargo, seguimos ofreciendo humor como una válvula de escape”.

- ¿Hay algún tema sobre el que ustedes digan: no, esto no?

- Camila: diría que de todas las cosas que queremos hablar, hablamos. Hay cosas de las que no nos interesa hablar y muchas de las cosas de las que no nos interesa hablar no están permitidas. Nunca se nos ocurrió un chiste pornográfico y si se nos ocurriera no lo podríamos poner en las redes sociales.

- Pikachu: humor negro sí; pero no tenemos límites. En alguna época decíamos, respecto de los límites, si te hace reír o no; es decir, si es gracioso puede servir, si no es gracioso, es un límite. Pero somos 10 y en eso de los límites o de los umbrales del humor tenemos también percepciones distintas. Hacemos chistes con el holocausto, con cuestiones de género, con cosas que eran impensadas, pero no solamente nosotros, las hacen los cómicos del mundo, y algunos tienen sus consecuencias y hay que asumirlas. También es forzar a la gente a mirarse un poco y que se dé cuenta de que muchas veces tiene una doble moral: que no nos reímos de (la vicepresidenta, Gabriela) Michetti por su incapacidad de movilizarse por sí sola, pero después se burlan de la vejez de Mirtha Legrand, por ejemplo; o cosas así.

- Camila: pero justo sobre la vejez de Mirtha es divertido.

- Pikachu: sí, sobre todo porque nos puede contar cosas que no hemos vivido ninguno de nosotros, ni San Martín... Tiene que ver con eso: vos te reís de esto, y de esto otro decís: con eso no se jode.

- ¿Comparten el material en privado antes de subirlo a las redes como un método de análisis previo?

- Pikachu: sí. Pero no como cuestión de restricción o de censura: después de tanto tiempo que estamos ya no es un filtro. Simplemente lo mostramos para ver qué les parece o si sugieren alguna cosa que corregir; o si al resto le parece que se entenderá... A veces hay un chiste interno que alguien dice: les traigo 15 likes, como diciendo esta imagen no garpa, qué les parece: la subo o no la subo. A veces cuando se nos va un poco la mano queda internamente.

- Camila: nos dimos cuenta, durante todo el conflicto que arrancó hace 10 días con el submarino perdido, que el tema submarino está en la cabeza de todos; no seamos ingenuos. Está también en nuestra cabeza. Nosotros estamos igual de consternados, dolidos y esperanzados con que haya alguna posibilidad de que los encuentren y vivos. A pesar de todo esto que nos pasa a todos, a veces se nos ocurre algún chiste y esos que se nos han ocurrido han sido o de dejar el submarino en algún ángulo más heroico o de pensar que los marineros, en realidad, no la están pasando tan mal. O sea, estamos tratando de pensar cosas positivas. Sin embargo, mucha gente no lo entiende o le cae mal.

- Pikachu: también hay analogías; hace poco vivimos lo de Santiago Maldonado y cómo se ha tratado el tema, cómo se ha ocultado la verdad y acá nos acabamos de enterar de que hace una semana ya sabían que (el submarino) había explotado. O sea que hay un paralelismo en cuanto a la mentira, a la desaparición física de algo, y eso para el humor puede servir, por más que a alguien lo ofenda o tenga un familiar abajo del agua; cosa que entendemos. Pero no lo hacemos con intención de ofender, sino con la intención de reflexionar, porque por ahí no necesariamente es un chiste, puede tratarsde también de una reflexión.

-¿Siguen siendo los mismos 10 del comienzo?

- Pikachu: somos los mismos, porque manejamos muchas cosas en común, nos reímos prácticamente de las mismas cosas, aunque claro que tenemos algunas diferencias.

- Camila: Pero las diferencias son porque yo opino correcto y vos no.

- Pikachu: claro, puede ser. A vos te gusta Midachi y a mí no.

- Mucha gente debe preguntarles cuál es la fórmula del éxito. ¿Y entonces?

- Camila: no hay una fórmula del éxito; así como no hay fórmula de gambetear como Messi. Nosotros ni siquiera podemos decir que tenemos éxito; podemos decir que estamos en la mitad de un fenómeno que disfrutamos mucho. A lo mejor algunas personas quisieran que les pase lo que a nosotros; para ellos el éxito sería eso; en cambio para nosotros el éxito es seguir pasándola bien.

- Hay quienes buscan etiquetarlos...

- Pikachu: es cierto. Hay gente que piensa que si hablás mal de alguien es porque sos lo opuesto. Hice chistes contra candidatos que después voté.

> En la web

Los orígenes del grupo  

Los integrantes de Eameo se conocieron como foristas de otra página web, a la que enviaban fotomontajes. “Coincidimos en los gustos, en los diseños y los estilos. Tenemos un cierto gusto similar por lo bizarro, por el humor absurdo. Fue ahí donde comenzamos”, explicó Camila. Primero empezaron con Eameo en Facebook y desde allí sumaron la cuenta en Twitter. “Cada uno sube lo que quiere sobre lo que quiere, en cualquier momento”, detalló.

Comentarios