Las dos caras del parque 9 de Julio: hay zonas que están arregladas y otras, olvidadas

El principal pulmón verde de la ciudad presenta contrastes.

23 Nov 2017

Si una persona que no conoce el parque 9 de Julio lo visitara a la misma hora pero en lugares distintos, le costaría creer que se trate de espacios de un mismo paseo público. Es que el principal pulmón verde de la ciudad posee dos caras. Una está remozada. Es la zona de avenida Soldati, que posee espacios recreativos como pistas de salud y caminerías. La otra faceta está abandonada, y es el sector sobre la avenida Coronel Suárez, que tiene pocas luces, las ruinas de un autódromo y un Palacio de los Deportes que no funciona hace años. Además, hay zonas que no están iluminadas y la inseguridad dice presente: se producen 20 robos por mes, según informó la Unidad Regional Capital a LA GACETA.

María Burgos (35) quiso ingresar a uno de los baños públicos cerca del lago San Miguel a lavarle las manos a su hijo. Pero no pudo. “Hay que taparse la nariz (para entrar) pero aparentemente no hay (agua) porque está todo roto, lleno de moscas. Además, lamentó que sea difícil encontrar basureros.

“Una vez me han robado todo, hasta las zapatillas (cuando iba en bicicleta de camino a su casa en Banda del Río Salí). La Policía no hace nada. Han puesto muchos pero no hay seguridad”, criticó Avelino Lescano (50), luego de jugar un partido de fútbol con amigos cerca del autódromo.

Hace poco más de una semana, los legisladores oficialistas Marcelo Caponio y Luis Morghenstein presentaron un proyecto de ley para “provincializar” el parque. Es decir, retirar la facultad de administración del predio a la Municipalidad. Así, la tarea de “conservación, protección, restauración ecológica y uso racional y sostenible” del paseo pasaría a depender de una comisión especial subordinada al Poder Ejecutivo provincial.


POPULAR. El lago es uno de los sectores más elegidos por los tucumanos para pasar los fines de semana.

En el documento, los parlamentarios critican la disminución de los espacios verdes y señalan indicios de deterioro en las instalaciones en general del predio, entre otros argumentos.

“No sé quien lo está manejando (al parque) actualmente, pero debería manejarlo quien tenga más ganas de hacerlo, porque está un poco dejado. Me gustaría que lo pongan en mejores condiciones para las vacaciones porque por ahí muchos turistas vienen y es una linda expresión que esté lindo”, comentó Maximiliano Iramain (24), que junto con su esposa y su hijo se acercó a pescar al lago el domingo por la tarde.

Ese sector es uno de los más elegidos por los tucumanos para disfrutar los fines de semana, aunque no esté en el mejor estado: hace años que se demolió la confitería que funcionaba allí, el agua está sucia y ya no nadan los patos que habitaban el lago tiempo atrás. Además, queda colmado de basura cuando termina el fin de semana.


DEPLORABLE. Uno de los sanitarios que está ubicado a metros del Palacio de los Deportes está inutilizable. 

Carmen (58) es tucumana pero hace muchos años que vive en Buenos Aires. De visita en la provincia, también eligió los alrededores del lago para merendar con su familia. Opinó que el paseo público está “muy descuidado” y señaló que en el parque Dominico (el paseo al que asiste en Buenos Aires) las motos no estacionan sobre el pasto.

El parque 9 de Julio fue inaugurado para las fiestas del Centenario. El proyecto inicial implicaba un predio de 400 hectáreas. Pero únicamente se logró desarrollar cerca de 140 hectáreas en el sector norte. El sector sur nunca llegó a materializarse, y con el tiempo se entregaron las tierras a manos privadas, como en el caso de clubes deportivos, la Terminal de Ómnibus y el ex aeropuerto. En 2010, la Municipalidad anunció que se revalorizaría esa zona plantando árboles, construyendo caminerías e instalando bancos, aunque nada de eso sucedió.

Comentarios