En auto, en avión, a la playa, al exterior: todo para viajar con las mascotas

Cada vez hay más alojamientos pet friendly. Lo importante es tomar las precauciones del caso. Recomendaciones.

21 Nov 2017

> A LA CUCHA | EL RINCÓN DE LAS MASCOTAS


Cada vez están más cerca las vacaciones. Es hora de tomar decisiones: dónde vamos, cuántos días, cómo viajamos. Y también es tiempo de preguntarnos qué hacemos con ellas: nuestras queridas mascotas. Cada vez más hoteles y otros alojamientos se suman a la movida pet friendly, lo que nos hace pensar dos veces en la idea de viajar con ellas y vivir una experiencia única.

La Argentina es el país con más mascotas por habitante del mundo, según un relevamiento de GfK Group difundido en mayo pasado. El 82% de los ciudadanos declaró tener al menos un animal doméstico en el hogar. Y casi tres de cada 10 personas ya eligen llevar su mascota de vacaciones, cifra que aumenta año a año. De hecho, un informe del sitio especializado AlquilerArgentina.com indicó que en el último año hubo un aumento del 30% en la oferta turística para pasajeros que viajan con sus mascotas. En la actualidad, el 70% de las cabañas, departamentos y casas de veraneo del país aceptan animales domésticos, aunque en hoteles esta modalidad es más restrictiva, según el trabajo. Si querés saber dónde podés ir con tu perro o gato, consultá la página Mascotasok.

Al exterior

Si decidimos llevar las mascotas de viaje con nosotros no se puede improvisar, aclaran los veterinarios consultados. “Mucho menos si la idea es salir del país. En ese caso, se debe saber adónde se va a ir y cuáles son las exigencias del país que se piensa visitar. Lo recomendable es concurrir a la sede local del Senasa, ubicada en Haití 117, y averiguar todo”, advierte Juan Carlos Rébora.

También es imprescindible visitar a un profesional para que emita un certificado de buena salud de nuestro perro o gato, aclara Patricia El Kadi. Un detalle a tener en cuenta, según la profesional, es que el dueño debe llevar ese documento. Y hay más: “el certificado oficial que se emite en las veterinarias dura 10 días, o sea que si el viaje se extiende por más tiempo los propietarios de las mascotas deberán ir a un veterinario del lugar donde se encuentren antes de regresar al país de origen”.

De acuerdo con el lugar del exterior que se visite varían las exigencias. Para entrar a Uruguay, por ejemplo, los canes deben estar libres de leishmaniasis. Para viajar a EE.UU. el certificado debe especificar que no posee miasis ni bichera. Para ingresar en Brasil deben tener la vacuna contra la tos de perro. En la página web del Senasa (www.senasa.gob.ar) están los detalles de cada caso. También se puede llamar al 4551401, interno 3634.

Si viajo en avión

Llevar la mascota en auto o en avión nos exige una planificación acorde con cada caso. Lo primero a tener en cuenta es que las aerolíneas que brindan el servicio no cuentan con muchas plazas destinadas a este tipo de prestaciones. Y los precios pueden oscilar entre U$S 200 y U$S 900 (depende del destino).

Tanto perros como gatos -según la aerolínea y la raza del animal- pueden viajar en la cabina o a bordo junto a su dueño.

En cualquier caso, El Kadi sugiere habituar al animal a la transportadora con la que viajará para que se sienta seguro. “Cada animal es diferente y por eso hay que averiguar antes del viaje si está apto para hacerlo”, remarca la veterinaria, que no recomienda sedar a los animales que subirán al avión (cuidado, algunas aerolíneas lo prohíben).

En auto

Si decidimos sumar nuestro perro a las vacaciones y llevarlo en el auto familiar lo ideal es sacarlo a pasear en el vehículo varias veces antes del viaje para que se vaya acostumbrando. Y siempre habituarlos a que usen cinturón de seguridad (se consiguen en los pet shops desde $ 90 a $ 370, el precio varía según el modelo), aconseja Rébora. “Llevarlos sueltos en el auto representa un riesgo de lesión para ellos y para los demás ocupantes del vehículo”, advierte.

Rébora comentó que hay animales que no están acostumbrados a viajar, entonces se recomienda que les den unas gotas sedantes (solución a base de acepromacina) para tranquilizarlos, pero que siempre deben hacer la consulta previa con un veterinario que determinará la dosis que corresponde, conforme al tamaño del animal. Medicarlos sin consulta es un riesgo, sobre todo porque hay razas para las que estos sedantes están contraindicados (las razas de perros que tienen cabeza grande, como el Pitbull, entre otras). “Lo aconsejable es ir probando la medicación días antes del viaje para saber qué efecto produce y cuál es la dosis más adecuada”, resalta.

“Siempre recomiendo no sedar a los animales para el viaje, salvo casos excepcionales”, explica El Kadi. En el caso de que sea mayor de siete años es necesario hacerle un electrocardiograma a la mascota antes de iniciar la travesía, puntualiza.

Alimentación

Sobre cómo alimentarlos durante el viaje, detalla que se les debe dar agua con frecuencia y si van sedados, hay que evitar las comidas durante el trayecto, ya que les puede provocar vómito. Si no están medicados, el alimento debe dársele a la misma hora y en idéntica cantidad que en casa. Un detalle a tener en cuenta: en cada parada que hacen los ocupantes del vehículo no es conveniente que el perro quede adentro del auto más de 10 minutos encerrado y sin ventilación, porque puede sufrir un golpe de calor y eso pone en riesgo su vida.

El traslado en avión 
- Sólo podés llevar perros y gatos.
- La mascota debe ser mayor de ocho semanas de edad o de cuatro meses si viajás a Estados Unidos.
- Si viajás con tu mascota en cabina necesitarás el certificado de un médico veterinario con una vigencia máxima de 10 días antes del vuelo, que acredite que su estado de salud es apto para realizar el viaje.
- Las autoridades sanitarias de los países o ciudades de destino y conexión de tu vuelo pueden solicitar documentación específica, como las vacunas vigentes y certificado sanitario.
- La mascota no puede viajar sedada en algunas aerolíneas.
- Tiene que permanecer en el contenedor durante todo el vuelo.

> El traslado en avión 
- Sólo podés llevar perros y gatos.
- La mascota debe ser mayor de ocho semanas de edad o de cuatro meses si viajás a Estados Unidos.
- Si viajás con tu mascota en cabina necesitarás el certificado de un médico veterinario con una vigencia máxima de 10 días antes del vuelo, que acredite que su estado de salud es apto para realizar el viaje.
- Las autoridades sanitarias de los países o ciudades de destino y conexión de tu vuelo pueden solicitar documentación específica, como las vacunas vigentes y certificado sanitario.
- La mascota no puede viajar sedada en algunas aerolíneas.
- Tiene que permanecer en el contenedor durante todo el vuelo.

> Golpes de calor

Cuidá que tu mascota no sufra el sol 

“Hoy las mascotas se han convertido en un integrante más de la familia. Llevarlos de vacaciones puede ser una experiencia maravillosa. Pero hay que extremar los cuidados. A los perros, por ejemplo, les encanta ir a la playa. Pero es necesario tomar recaudos: que estén a la sombra y siempre hidratados, para no sufrir golpes de calor. También es necesario mojarlos cada tanto”, aconseja Patricia El Kadi. Como los canes no sudan es difícil saber que están sufriendo un golpe de calor. Los síntomas a los que hay que estar atentos son temblores, salivación muy marcada y agotamiento (a veces no pueden ni moverse).

> Reglas que tenés que conocer 

- El Ministerio de Salud de la Nación estableció una serie de pautas y reglas que se deben seguir para poder viajar sin problemas.

- Tanto si se realiza un viaje al exterior como al interior del país se debe contar con el/los certificado/s de vacunación antirrábica vigente y vacunas en general al día.

- El Senasa debe conocer el destino ya que en base a esto confeccionará el correspondiente Certificado Veterinario Internacional de “exportación”.

- Se debe contar con una constancia del tratamiento antiparasitario.

- La mascota debe tener un “Certificado Nacional de Salud”. Se trata de un documento sanitario en el cual un profesional veterinario dictamina que el animal examinado no padece enfermedades infectocontagiosas.



Comentarios