En esta recta final del torneo, los relevos de Atlético tendrán su rol

20 Nov 2017
1

LE CUESTA. Blanco vino a reemplazar a Zampedri y Menéndez. Difícil tarea. la gaceta / foto de FRANCO VERA

Para los que vienen con la carga emocional de haber recibido este 2017 prácticamente con el vaso del brindis en la mano mientras se preparaban para la fase clasificatoria de la Copa Libertadores, este año es tan largo que les parece haberse convertido en uno de 24 meses y de 14 días por semana. Fueron varias las sensaciones positivas, sí. Y son, de hecho, porque a pesar de todo lo intenso que se vivió, este final de temporada encuentra el grupo ante la gran chance sumar el título de la Copa Argentina, en principio el sábado 9 de diciembre, en Mendoza.

Pero antes habrá que hacer uso de la formalidad de ir por los puntos en la Superliga, el torneo prioritario que por obvias razones deja de tener, por el momento, ese valor nominal debido al gran desafío que se avecina. Energía no sobra. Y para colmo, los tres partidos que le quedan al “Decano” por el torneo están pegados, uno encima de otro, en ocho días, del domingo 26 al próximo 4 de diciembre. Y después la final, el 9.

Por eso la teoría indica que Ricardo Zielinski rotará nombres. Contra Estudiantes, el próximo domingo, puede que no, pero sí el jueves 30 con San Lorenzo y posiblemente luego con Colón, en el Monumental.

Será, entonces, la gran chance de la mayoría de los futbolistas que no consiguió mostrarse demasiado en el semestre, si es que el “Ruso” les da la chance.

Son varios de los que están en el sector del “debe”. De abajo hacia arriba, el ex lateral zurdo de Boca Nahuel Zárate jugó, sí, pero poco y nada. Con Cristian Villagra complicado, Zárate tendrá que luchar por el puesto de “Kity” con Gabriel Risso Patrón, otro de los que intenta al menos entrar en consideración del DT como reserva.

En el medio, por caso, Gervasio Núñez, que perdió su condición de titular, puede convertirse en una pieza importante del recambio. Igual que Francisco Grahl, que entró en sintonía con el 11 ideal hace tres encuentros. Grahl está fresco. Eso necesita el equipo. A estos nombres habría que sumarle el de Alejandro Melo, que no termina de encajar. Si pregunta por Dardo Miloc, el volante central se recupera de una lesión.

Respecto a los delanteros, salvo Luis Rodríguez, vital en el arranque del semestre, los tres puntas que fichó Atlético no impactaron. Ismael Blanco apenas marcó un gol en ocho encuentros. El otro centrodelantero, Mauricio Affonso, jugó cuatro partidos, ingresando de suplente y uno de titular: cero gol. Hernán Hechalar (1 gol) pintó como opción de extremo, pero tuvo apenas destellos de fútbol.

Con Cristian Lucchetti fuera de combate, con Franco Sbuttoni y Villagra lastimados; con Rodrigo Aliendro entre algodones y con el peligro que significaría que Atlético pierda a “Pulguita” o Favio Álvarez por lesión, los relevos deben hacerse cargo de la parte que les corresponde. Atlético los necesita.

Comentarios