Presentaron a un preso que no tenía que ver con el juicio

El martes culminará el polémico juicio por el homicidio de dos polícías en Río Colorado. “A mí me dicen ‘El Cordobés’, no soy ‘Betiana’”, dijo la persona tras sentarse en el banquillo como testigo

11 Nov 2017
1

INSÓLITO MOMENTO. Ceballos se retira del penal al reconocer que no era el testigo que debía declarar.

Un preso fue presentado por error en lugar de otro como testigo durante una nueva jornada del juicio por el asesinato de dos policías. El hecho se produjo hace dos años al lado de un refugio de colectivos ubicado junto a la ruta 157, en el acceso principal a Río Colorado. La equivocación generó desconcierto entre las partes e incluso el tribunal se mostró asombrado por la inusual situación.

“A mí me dicen ‘El Cordobés, no soy ‘Betiana”, explicó Tomás Ceballos poco después de sentarse en el banquillo de los acusados, ayer por la mañana. “Se confundieron”, agregó Sebastián Ezequiel Jaime, uno de los imputados junto a José Carlos “Toto” Acosta y Juan Carlos Tártalo. Los tres llegaron a esta etapa del proceso acusados por el doble homicidio de los policías Alberto Antonio Valdez y Ángel Ernesto Vélez, ocurrido en marzo de 2015.

“Pareciera ser que Orellana es el verdadero director del Penal; calculo que él fue quien ordenó que enviaran otro testigo”, ironizó en diálogo con LA GACETA el abogado Juan Hermosa, quien representa al imputado Acosta.

Las fuentes consultadas señalaron que, en realidad, el preso que debía ser presentado para que declare era Ángel “Beto” Ibarra, también apodado “Betiana”. Ambos están cumpliendo condenas por el crimen de Adrián Mansilla, ocurrido en 2003 en Famaillá. Por ese crimen también fue condenado Miguel “Piki” Orellana, hermano de los mellizos José y Enrique Orellana.

Fue uno de los imputados, Jaime, quien rompió el silencio durante las primeras jornadas del juicio y mencionó al hijo de “Piki”, Nicolás, como uno de los asesinos de los uniformados Vélez y Valdez, además de asegurar que los crímenes tuvieron que ver con la venta de drogas en la zona.

“Voy a decir la verdad: esas personas no tienen nada que ver. No dije la verdad antes porque fui amenazado”, aseguró Jaime a fines de octubre, y acusó como autores del doble homicidio a Nicolás Orellana y Samuel Morales. Según Jaime, se citó con Orellana y Morales para comprarles drogas, pero entonces un llamado modificó por completo esa situación.

“Morales y Orellana me citaron. Fui a comprarles marihuana y ‘merca’. En un momento, recibieron un llamado. Alguno dijo ‘ahí vienen’. Nicolás me dijo que me fuera, pero Samuel me dijo que me quede, y que viera lo que viera, no dijera nada porque se iban a desquitar con mi familia. Cuando los policías llegaron, vieron que Nicolás y Samuel sacaban armas. Valdez fue el primero en disparar. Después dispararon Orellana y Morales”, relató el imputado. Ese mismo día, Morales declaró como testigo y dijo no saber nada del caso.

“Gente con poder”

“Lamentablemente en este juicio se involucró a gente con mucho poder, que al final nunca fueron citados a declarar. Los Orellana son supremos. Los testigos que los conocen fueron presionados por ellos para que no declaren en su contra o mientan, especialmente por Nicolás Orellana, que es el verdadero autor del hecho. Todos saben que él anda en la venta de droga y que él con Morales fueron los que mataron a los policías Veliz y Valdez”, argumentó el abogado Juan Hermosa, defensor de Acosta.

En el requerimiento de elevación a juicio de la causa, la fiscala Adriana Reinoso Cuello describió: “Juan Carlos Tártalo se encontraba con Sebastián Exequiel Jaime -“Monedita”’-, José Carlos Acosta -”Toto”- y un tal “Retutu” en un auto de color oscuro, que se encontraba estacionado en la banquina de la ruta 157. Al notar que se aproximaban los sargentos Valdez y Vélez, quienes se conducían en una Honda Twister blanca, roja y azul, los imputados efectuaron más de 10 disparos hacia los efectivos”. “Aquí hay dos personas que están siendo enjuiciadas cuando nadie los pudo ubicar en el lugar de los hechos. Lo que quedó totalmente demostrado es que mi defendido no tiene nada que ver. Vamos a sostener su inocencia, y espero que el Tribunal lo absuelva. Sería muy grave que se condene a dos personas inocentes”, concluyó el profesional.

El debate ingresará en su etapa final el próximo martes con el inicio de los alegatos; luego, los imputados podrán hablar por última vez ante que los jueces Fabián Fradejas, Juana Juárez y María Alejandra Balcázar, que entonces pasarán a deliberar; y finalmente, se conocerá la sentencia.

Comentarios