Investigan a los custodios de Nisman

La vivienda del informático Lagomarsino fue allanada. De allí se llevaron archivos, computadoras y celulares. Le pusieron una tobillera electrónica. Declara el martes. Cuatro de ellos prestarán declaración indagatoria el martes, imputados por “incumplimiento de sus deberes”.

10 Nov 2017
1

LAS PERICIAS. Los expertos aseguran que Nisman murió asesinado. REUTERS (ARCHIVO)

BUENOS AIRES.- El juez federal Julián Ercolini secuestró computadoras, archivos digitales y teléfonos celulares en ocho allanamientos ordenados en la causa que investiga el homicidio del fiscal Alberto Nisman, entre ellos uno a la casa del acusado Diego Lagomarsino.

El magistrado dispuso allanar viviendas de Lagomarsino y de los cuatro ex custodios del fallecido investigador del atentado a la AMIA, operativos que se concretaron entre el miércoles y ayer a la madrugada, según informaron fuentes del caso.

La pesquisa está bajo secreto de sumario y el magistrado ordenó a Gendarmería Nacional preservar la intimidad en las viviendas allanadas, por lo cual prohibió el ingreso de agentes con celulares, el registro de filmaciones y también ordenó que los testigos de los allanamientos dejaran fuera sus teléfonos.

Gendarmería sólo fue autorizada a sacar fotos de elementos de prueba que no pudieran transportarse.

En la vivienda de Lagomarsino, los efectivos de Gendarmería permanecieron hasta ayer a la madrugada y le fue colocada la tobillera con GPS que ordenó el juzgado y que se activará si se aleja más de 100 kilómetros de su domicilio.

El técnico informático fue imputado como “supuesto partícipe necesario” del asesinato del fiscal y deberá presentarse a declaración indagatoria el martes próximo.

Guardaespaldas

Los custodios citados a indagatoria son Luis Miñok, Armando Nis, Rubén Benítez y Néstor Durán, imputados por “incumplimiento de deberes de funcionario público”.

El juez allanó sus viviendas y hubo ocho procedimientos en total, porque en algunos casos tenían más de un domicilio registrado.

El 18 de enero de 2015, Nisman, el ex titular de la UFI AMIA, fue encontrado con un balazo en la cabeza en el baño de su departamento de Puerto Madero. El fiscal Eduardo Taiano determinó que fue un asesinato, en un dictamen donde reclamó las indagatorias que fueron ordenadas.

Cuatro días antes de su muerte, el fiscal especial había denunciado a la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), a su canciller Héctor Timerman y otros dirigentes por supuesto encubrimiento de los iraníes acusados por la Justicia argentina del atentado terrorista a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) que dejó 85 muertos y cientos de heridos.

Negativa

El juez Ercolini rechazó el pedido de exención de prisión de Lagomarsino, al considerar “abstracta” la solicitud, ya que desde el miércoles está controlado con una tobillera electrónica.

El fiscal Taiano fue quien imputó a Lagomarsino y la defensa del técnico solicitó la exención de prisión ante el temor de que su cliente pudiera quedar detenido, informaron fuentes judiciales.

Taiano consideró que Nisman murió entre el sábado 17 de enero de 2015, a las 20, y el domingo 18, a las 10, mientras que Lagomarsino estuvo en el departamento del fallecido fiscal en la noche del sábado y se habría ido a las 20.30 de ese día.

Como ya declaró en sede judicial, Lagomarsino fue quien le prestó a Nisman la pistola calibre 22 de la cual salió la bala que mató al fiscal. Taiano dio por probado que Nisman fue asesinado con el arma que le entregó Lagomarsino, descartando la hipótesis de un suicidio. El técnico reconoció desde un inicio que le había prestado su arma a Nisman. El fiscal consideró que Lagomarsino entregó el arma estando “al tanto de lo que iba a ocurrir, a sabiendas del homicidio”, sostiene el extenso dictamen de más de 1.000 páginas. (DyN/Télam)

Comentarios