Los Naranjas: Cartier alista la artillería

El jugador dijo que la caída ante Buenos Aires ya pasó; ahora mira a Córdoba.

09 Nov 2017
1

EL DUEÑO DE LA OVALADA. Lucas Cartier. FOTO TOMADA DE RUGBYTUCUMANO.COM

Cuando salió disparado a buscar ese kick de Máximo Ledesma, Lucas Cartier ni se imaginaba que estaba a punto de marcar el que probablemente sea el try más extraño de su vida. Es más, cuando la pelota bajó ya la había dado por perdida, porque Martín Elías la esperaba en el punto de aterrizaje para capturarla y despejarla con el pie. Sin embargo, el fullback de Buenos Aires falló en la recepción y en el rebote la ovalada fue a parar a las manos de Lucas, que entre la sorpresa y el envión tampoco pudo atenazarla. La cacheteó una, dos, tres veces hasta que, ya cayéndose por el tackle de Elías, la atrapó finalmente y la apoyó de espaldas, como si se tratase de una volcada al estilo NBA.

“Fue una timba, no sé como llamarle, je. Yo pensé que la jugada no era para mí, y de repente me la encontré a la pelota. Sin dudas, uno de los tries más raros que haya hecho”, admite Lucas, que tiene bastantes para elegir. Es que al wing de Tucumán Rugby se le da bien esto de apoyar en el ingoal contrario (fue tryman del Regional 2015 y estuvo entre los máximos anotadores de los últimos dos nacionales de clubes), y por eso tiene bien en claro cuál es su función principal. Sea con los “Verdinegros” o ahora, con los “Naranjas”.

“Y sí, el wing es como el 9 del fútbol. A veces no le llega nunca la pelota, y cuando le llega, la tiene que meter. Es como una responsabilidad que tenemos. Yo por lo menos me lo meto en la cabeza y busco la forma de hacerlos, pero no por una cuestión personal, sino para contribuirle al equipo. A ver, no voy a decir que no me importa, porque hacer tries motiva, pero no tiene mucho sentido si le sirve a uno mismo y no al equipo”, explica Lucas, que pese al doblete contra Buenos Aires, no pudo festejar un triunfo.

“Se nos escapó de una forma muy estúpida, pero ya pasó. Al principio sí nos miramos todos como buscando una explicación, pero ya quedó atras. Por lo menos pudimos mirarnos a la cara porque sabemos que dejamos todo. Ahora estamos entrenando muy fuerte y analizando las virtudes y defectos de Córdoba, sin pensar en los resultados de los demás. Lo que nos importa es mantenernos fieles a nosotros mismos”, concluyó el jugador.

Comentarios