Unos 25.000 usuarios de las líneas 4 y 102 de colectivos se quedaron sin transporte

2

Los trabajadores protestan en las inmediaciones de la Terminal de Ómnibus. FOTO GENTILEZA PRENSA UTA

Trabajadores de la empresa concesionaria del servicio realizan un paro por falta de pago de haberes y viáticos. La postura de la empresa.

07 Nov 2017

Alrededor de 25.000 usuarios de las líneas de ómnibus 4 y 102 quedaron esta tarde sin servicio, debido a un paro de actividades que llevan a cabo los choferes de la empresa El Corcel SA, concesionaria del servicio. 

César González, secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), seccional Tucumán, informó a LA GACETA que la protesta se inició hoy a las 14 en reclamo por el pago de los sueldos y viáticos correspondientes a octubre. 

"Todas las empresas ya pagaron, pero la 4 y la 102 no cumplieron, de manera que los trabajadores iniciaron un quite de colaboración", remarcó el dirigente sindical. 

La protesta se hizo visible en las inmediaciones de la Terminal de Ómnibus, con la presencia de más de 200 trabajadores y unos 60 colectivos estacionados en la zona. 


González dejó en claro que en el mismo instante en que se anuncie la liquidación de octubre los choferes levantarán la medida de fuerza y retomarán el servicio. 

La línea 4 realiza el recorrido entre Banda del Río Salí y Camino del Perú, mientras que la 102 extiende su cobertura hasta el pie del cerro, en Yerba Buena.

La postura de la empresa

La representante legal de El Corcel, Elena Celerino, aclaró que la demora en la acreditación de los haberes y los viáticos no fue responsabilidad de la empresa. "El convenio colectivo establece que el pago de sueldos se debe realizar hasta el cuarto día hábil del mes, que este mes cayó ayer lunes, que fue Día del Bancario, de manera que no se pudo realizar el depósito", subrayó.

"El depósito se hizo hoy, pero hay trámites administrativos internos del banco que llevan tiempo, y estamos a la espera de que esta misma tarde se acrediten los haberes", apuntó, y remarcó que los viáticos ya están disponibles en los cajeros automáticos. 

Celerino enfatizó en que muchos de los trabajadores fueron obligados a plegarse a la protesta y se quejó porque el paro se lleva a cabo con las unidades de colectivos. "Los ómnibus son patrimonio de la empresa; son nuestro capital de trabajo. Ellos tendrían que haber decidido el paro y dejar las unidades en los galpones, y luego dejar de trabajar y salir a protestar. Ahora, quisiéramos saber quiénes se harán cargo de posibles daños en los colectivos", agregó.

Además, resaltó que la protesta se llevó a cabo por horas de demoras en la acreditación de los haberes y que se dejó sin servicio a 25.000 usuarios. "Somos fieles cumplidores de todas las normativas y no tenemos quejas ni de la Municipalidad ni de los usuarios, a quienes se los dejó sin servicio, además del enorme daño económico a la empresa, por la paro", concluyó Celerino. 

Comentarios