El "Santo" está complicado

Pasan las fechas y el equipo no encuentra el juego ideal.

05 Nov 2017
1

SAN MARTIN. LA GACETA/ HÉCTOR PERALTA

La derrota contra Atlético de Rafaela fue un duro golpe para San Martín. Algo que nadie esperaba en La Ciudadela. La idea de todos era cortar la racha de cinco empates en fila con triunfo que le permitiera acomodarse en la tabla de posiciones y despegar de una vez por todas en un torneo de la B Nacional que comienza, de a poco, a soltarle la mano.

Es cierto que apenas se está llegando a la tercera parte del certamen, pero el nivel que muestra el equipo fecha tras fecha no genera signos que permitan ser optimistas.

San Martín sólo ganó un partido en lo que va del campeonato. Pero eso, más allá de que es un dato fuerte teniendo en cuenta que ya disputó siete partidos, no es el dato más preocupante.

El equipo, salvo el segundo tiempo contra Deportivo Morón donde intentó poner la pelota contra el piso, no jugó bien nunca. La formación, por diferentes motivos, cambió jornada tras jornada y el nivel de muchos jugadores estuvo por debajo de lo que pueden rendir.

También es cierto que el equipo nunca tuvo equilibrio. Eso quedó demasiado expuesto en el juego del viernes, donde un equipo ordenado desnudó todas sus falencias.

El mediocampo “Santo” estuvo ausente. Gonzalo Rodríguez y Franco Costa, dos delanteros improvisados en el rol de volantes, no sintieron nunca esa función y fueron cambio cantado. Sebastián Prediger estuvo demasiado retenido -jugó prácticamente delante de la línea defensiva- y no pudo aportar su habitual cuota de fútbol. Así el equipo padeció el duelo contra los rafaelinos y perdió merecidamente.

Ahora, el margen de error es casi nulo. Las excusas deben quedar de lado y el domingo, contra Boca Unidos, San Martín debe jugar bien y ganar. De lo contrario el objetivo del ascenso comenzará a quedar lejos demasiado rápido, algo que nadie espera en Bolívar y Pellegrini.

Comentarios