Difícil pasarla bien

“Tomy”, Padilla y Morán tuvieron complicaciones en el llano entrerriano.

05 Nov 2017
3

CIUDAD. El VW Gol de García Hamilton y el Peugeot 208 de Padilla derraparon por las calles de Concepción del Uruguay. FOTOS DE MARCELINO MERCADO

Los tres se sienten mejor en la montaña. Será por eso que incluso Tomás García Hamilton, el que mejor anduvo del trío tucumano, no la pasó del todo bien en los caminos llanos del Rally de Entre Ríos. “No hice la etapa que me hubiese gustado”, dijo “Tomy” que finalizó sexto en la general. Y eso que quedó como líder de la Copa Maxi Rally. “Estoy amargado”, reconoció Gerónimo Padilla, 16° entre todos y 13° en la clase RC2. El registro más negativo de “Gero” es que no sumó ni un punto (suman los 10 primeros), un perjuicio muy grande porque cedió más terreno en la lucha por el título con Marcos Ligato que finalizó segundo ayer, detrás de otro cordobés, Federico Villagra. ¿Y Pablo Morán? “Dentro de todo bien”, analizó tímidamente el concepcionense, tercero en la RC5.

Si bien el VW Gol Trend MR no dio complicaciones, “Tomy” no pudo disfrutarlo. “Me cuesta encontrarme en esta carrera. ‘Perdono’ mucho en los frenajes. En el tramo cuatro, toqué una chicana y se torció una rótula. No quería asumir los riesgos de andar rápido en sexta porque podía pasar algo grave. Por eso perdí mucho tiempo”, contó García Hamilton.

En tanto, Padilla empezó la primera etapa como había anticipado. El yerbabuenense quería estar cerca de Ligato y “salió a correrlo”. En el primer especial quedó por detrás del cordobés a 8/1000. Cuarto y quinto, respectivamente, el plan era bueno para mantenerlo el resto del día. Pero... “En el especial dos se rompió el diferencial y quedamos solamente con tracción trasera”, contó apenado “Gero”. Eso lo hizo llegar 30° en el especial y lo depositó en el puesto 17°, en la zona sin puntos de la que no pudo salir hasta el final del día. Y por si fueran pocas las malas noticias, el Tango Rally Team “jugó en equipo”: Alejandro Cancio, compañero de Ligato, penalizó 10” en el ingreso al parque de asistencia y por ese motivo el líder del torneo ascendió al segundo puesto. En consecuencia, sumó más puntos aún. “No está muerto quien pelea. Voy a salir a ganar la segunda etapa sí sí”, sostuvo desafiante Padilla, con la meta de estirar la definición hasta la última fecha.

“El auto tiene una falla en las curvas lentas”, dijo Morán, por su parte. El piloto del Ford Ka intentaba darle solución al problema al cierre de esta edición. El concepcionense, quedó a casi un minuto del líder, Martín Maisonnave.

Comentarios