Cinco signos que muestran que tu cuerpo necesita sexo

Cambios de humor y dolor de cabeza son algunas de las señales que aparecen con frecuencia si no se satisface la necesidad biológica.

23 Oct 2017

El sexo es una necesidad biológica que no sólo responde al placer si no que también está ligada a la salud. La baja frecuencia de ésta actividad puede afectar a una persona de muchas formas, a nivel físico y emocional.

Los neurólogos de la Universidad de Münster de Alemania realizaron un estudio en el que determinaron que la actividad sexual ayuda a eliminar el dolor de cabeza o las migrañas. Por eso, la falta de sexo puede favorecer este tipo de malestares, según reprodujo Infobae.

Beneficios

Lo que sucede es que durante el acto, el cuerpo libera hormonas que ayudan a la relajación. La endorfina y oxitocina son dos de las hormonas que se "expulsan" en momentos de mucho placer. Además ayuda a combatir dolores y malestares físicos ya que funcionan como un analgésico.

Otros de los beneficios del sexo son que activa el sistema inmunitario, disminuye la presión arterial y mejora la salud cardíaca.

Signos de falta de sexo

Desconcentración


La falta de sexo causa insomnio y además provoca falta de concentración. Tiene como consecuencia la irritabilidad, fatiga, pérdida de reflejos y coordinación de movimientos como producto de ese mal descanso.

Cambios de humor


Si la frecuencia del acto sexual disminuye, probablemente los altibajos en el carácter sean la señal que se empiece a identificar. Eso acarrea un aislamiento social. 

Todas esta mezcla de sensaciones generan estrés a nivel físico y emocional y que aumenten con el correr de los días.

Falta de brillo en la piel


Durante el acto sexual los poros de la piel se abren y van liberando impurezas, facilitando la eliminación de toxinas a través del sudor. La circulación sanguínea se activa y de esa forma hay una mayor "limpieza" de adentro hacia afuera.

Aislamiento


Convertirse en un ser "antisocial" es otra de las consecunecias de la falta de sexo. Esto se debe a que hay una baja en la producción de endorfinas, una de las sustancias encargadas de mantener el buen humor. En casos extremos el individuo puede comenzar a experimentar soledad, depresión o ansiedad.


Comentarios