A la pasta base ahora también la venden en forma de alfeñiques

Los operativos se realizaron en el barrio Aguas Corrientes.

14 Oct 2017
1

LA PRUEBA. La bolsa con las dosis de “alfeñiques” que fue secuestrada.

El alfeñique es un dulce tucumano reconocido a nivel nacional. Sin embargo, ese nombre ahora está siendo utilizado para bautizar una dosis de pasta base que se comercializa en las calles de nuestra ciudad. Las sospechas de los investigadores se transformaron en realidad en un allanamiento realizado el jueves por la noche por la Dirección de Drogas Peligrosas Capital.

La pesquisa comenzó a principio año, cuando vecinos del barrio Aguas Corrientes, denunciaron a “La Negra Clara” (59 años) y a su hija “La Transa Cuca” (34) de comercializar estupefacientes en el barrio Aguas Corrientes. Una comisión integrada por Miguel Juárez, José García, Carlos Minnar investigó la denuncia. No sólo comprobaron que allí vendían drogas, sino que además descubrieron que las mujeres habían tenido un crecimiento patrimonial en poco tiempo. Además de una camioneta Honda, las sospechosas habrían adquirido la vivienda que estaba a la par de su casa.

Esos dos domicilios, bajo las órdenes de los comisarios Horacio Ramírez, Santiago Dadamo y Jorge Nacusse, fueron allanados por los hombres de Drogas con el apoyo del Grupo Cero. En total secuestraron casi un kilo de cocaína y más de 250 gramos de marihuana. Pero fueron los alfeñiques la novedad de la medida que se realizó con orden del juez federal Fernando Poviña.

Según confiaron fuentes judiciales, se trata de unos 10 gramos de pasta base envueltos en papel de celofán transparente. Por color y tamaño, se asemejan mucho a los alfeñiques. El valor de cada uno de ellos es de $250 como mínimo, de acuerdo a la información de los investigadores.

La pasta base o paco normalmente se vende por dosis de un gramo. Los adictos la consumen fumándola. Los especialistas consideran que genera tal nivel de adicción que un enfermo necesita consumir entre 15 y 20 gramos por día para no sufrir los efectos de la abstinencia.

“Es una nueva manera de comercialización. Los vendedores siempre buscan nuevas alternativas para llevar adelante el negocio. Y la manera en que fraccionan la droga es una de ella”, indicó el comisario Nacusse en una charla con LA GACETA.

Recordó por ejemplo que en sus comienzos, la cocaína se vendía en tizas de 10 gramos o en ravioles de cinco o la marihuana en las cajas de fósforos que se llevaban en los bolsillos. “Eso quedó en la historia. Esos sistemas se fueron cambiando con el correr del tiempo”, destacó.

Los investigadores confirmaron que los vendedores de drogas utilizaban el método de fraccionamiento como un sello distintivo o una marca. Por ejemplo, la “Banda del Gordo Vaca” comercializaba las tizas de cocaína en recortes de papel triangular y no cilíndrico como era común encontrar en el mercado.

Los especialistas en la materia consideran que los narcos, por una cuestión económica, empezaron a envasar la droga en porciones más pequeñas para tentar a sus clientes. Por ejemplo, ahora se puede adquirir en la calle un papelito de “merca” o de pasta base de un gramo a un valor mucho más bajo.

En Esta Nota

Narcotráfico
Comentarios