España y Cataluña: ambos pisaron el freno

12 Oct 2017

Pablo Sanguinetti - Agencia DPA

“Choque de trenes” fue la metáfora elegida por la prensa para definir el horizonte dramático que plantea desde hace meses la falta de diálogo entre los gobiernos español y catalán. En el momento definitivo, sin embargo, ambos pisaron el freno de emergencia: ¿una ventana al acuerdo o el silencio previo al desastre? La pregunta comenzó a plantearse el martes cuando el jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, rebajó “in extremis” su plan soberanista y dejó en suspenso la independencia unilateral de la región segundos después de anunciarla en el “Parlament” en Barcelona.

La “independencia de menos de un minuto” -firmada luego por Puigdemont, su Gobierno y los diputados secesionistas- generó algo más que memes en redes sociales y perplejidad en las calles de Cataluña: mientras unos celebraron la apertura al diálogo, otros se preguntaron lisa y llanamente qué había ocurrido.

Entre estos últimos está el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que decidió “requerir al Gobierno de la Generalitat que confirme si ha declarado la independencia”. La pregunta de Rajoy es también un paso: el primero necesario para activar el artículo 155 de la Constitución española, que ofrece al Gobierno la posibilidad de tomar las “medidas necesarias” para forzar a una comunidad autónoma a cumplir sus obligaciones. Es la herramienta extrema que Madrid trata de evitar y que no se aplicó nunca en 40 años de democracia en España.

Rajoy y Puigdemont actuaron así en espejo: cuando se esperaba que dieran el paso definitivo a una crisis con final imprevisible, ambos lo hicieron a medias. “Cataluña declaró la independencia sin declararla y Madrid activó el artículo 155 sin activarlo”, resumió un analista del canal público TVE.

La prudencia revela que Madrid y Barcelona son conscientes de la gravedad que implicaría dar el paso siguiente, sea la independencia unilateral o la intervención de facto del Estado en Cataluña. Menos claro es si servirá para destrabar el conflicto o si solo lo posterga.

En Esta Nota

Mariano Rajoy Cataluña
Comentarios