Cataluña pide una mediación, pero declarará la independencia

El lunes se reunirá el Parlamento de Cataluña para analizar el resultado del referéndum

05 Oct 2017
1

MENSAJE TELEVISADO. “Nunca hemos recibido una respuesta positiva del Estado” español, aseguró Puigdemont. Reuters

BARCELONA.- El Parlamento de Cataluña celebrará el lunes un pleno en el que podría declarar la independencia de la región, un paso que plantearía el mayor desafío de las últimas décadas al Estado español y que abriría un foco de conflicto imprevisible en Europa. El pleno convocado ayer por los partidos independentistas incluirá la comparecencia del jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, y tiene registrado como único punto en el orden del día analizar la victoria del “sí” a la ruptura con España en el polémico referéndum celebrado el domingo.

Sin embargo, el propio Puigdemont aclaró que Cataluña declarará su independencia en “los próximos días” y la ley que regula el referéndum estipula ese paso en un plazo de 48 horas después de que se conozcan los resultados oficiales de la consulta, algo que podría ocurrir antes del fin de semana.

“Es un pleno para valorar los resultados y para materializar las consecuencias de esos resultados: es decir, para declarar la independencia o para proclamar la república”, explicó ayer a la prensa la diputada Mireia Boya, del partido antisistema la CUP, que apoya al Gobierno de la alianza Junts pel Si.

En ese contexto, el anuncio de que Puigdemont enviaría un mensaje institucional despertó una gran expectativa, pero el líder secesionista evitó aludir a la sesión del lunes y reforzó en cambio el pedido de diálogo y mediación con el Estado central.

“Este momento pide mediación. Hemos recibido diversas propuestas en las últimas horas y recibiremos más”, aseguró. “Pero nunca hemos recibido una respuesta positiva del Estado”, acotó.

Dialogo vs. “chantaje”

El Gobierno y los socialistas del PSOE, primera fuerza de la oposición, criticaron rápidamente el mensaje de Puigdemont por no ceder en su plan. Al menos uno de esos intentos llegó a la prensa: el líder del partido de izquierda Podemos, Pablo Iglesias, mantuvo contactos con varios líderes, incluido Puigdemont y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para sondear la posibilidad de restablecer el diálogo roto.

La propuesta sumó rápidamente varios apoyos espontáneos, pero Rajoy respondió a Iglesias que no negociará con quien hace un “chantaje tan brutal” al Estado.

Diálogo y mediación centraron también el debate sobre la situación en Cataluña -incluidos los incidentes del domingo-, en la sesión celebrado ayer en el Parlamento Europeo en Estrasburgo.

El vicepresidente de la Comisión Europea Frans Timmermans constató que el referéndum fue ilegal y sostuvo que “a veces hace falta el uso proporcionado de la fuerza”, pero luego agregó que “la violencia no resuelve nada en política” y lanzó un llamado: “todas las vías de comunicación deben permanecer abiertas, es tiempo de hablar”.

El “sí” a la creación de una “república catalana independiente” ganó por un 90% la consulta -segun datos del Gobierno catalán- en parte porque muchos partidarios del “no” rechazaron ir a votar o hacer campaña porque el referéndum había sido suspendido por el Tribunal Constitucional español.

Aunque ningún país se mostró por ahora dispuesto a reconocer una Cataluña independiente, la declaración unilateral plantearía un escenario impredecible al Estado español. (DPA)

En Esta Nota

Mariano Rajoy Cataluña
Comentarios