El holandés Verstappen llevó a Red Bull a lo más alto - LA GACETA Tucumán

El holandés Verstappen llevó a Red Bull a lo más alto

02 Oct 2017
1

ALEGRÍA JUVENIL. Max Verstappen muestra el trofeo que se adjudicó en Sepang, luego de hacer una gran carrera. Red Bull Content Pool

En la previa del GP de Malasia, el holandés Max Verstappen (Red Bull) se lamentaba de su suerte en este 2017. De las 14 carreras disputadas hasta llegar a Sepang había abandonado en la mitad y su mejor resultado era el tercer lugar en el GP de China. Pero las carreras siempre dan revancha y eso quedó demostrado en la cita malaya, donde el novel piloto de 20 años se desquitó al lograr su segunda victoria en la “máxima”, 16 meses después de aquel histórico éxito en el GP de España de 2016.

Vertappen, que largó 3°, tuvo un rival menos antes del inicio de la prueba cuando el finlandés Kimi Räikkönen (Ferrari) dejó el segundo cajón de la grilla vacío por problemas en el turbo de su Ferrari.

Motivado por el buen andar de su auto, Max fue al ataque del inglés Lewis Hamilton (Mercedes), que perdió el liderazgo en la vuelta 4 y no pudo hacer mucho para oponerse al triunfo de su rival.

“Vi a Lewis sufriendo con la tracción, así que lo aproveché. Por supuesto, él tenía mucho más que perder que yo en el campeonato, así que me tiré en la primera curva. Como está peleando por el título sabía que no iba a oponer mucha resistencia”, afirmó Vertappen. “Especialmente por la temporada que he tenido, creo que esta victoria llegó en un momento muy bueno”, admitió el ganador, que le dedicó el trofeo a su padre Jos. “Cuando él dejó la F-1 puso todos sus esfuerzos en mí para convertirme en la persona que soy hoy”, agregó.

Hamilton quedó conforme con el segundo lugar. “Tenemos que seguir trabajando en la evolución del auto porque todavía quedan cinco carreras por delante y hay circuitos en los que Sebastian Vettel puede ganar”, sostuvo.

Aunque ese no fue el caso de Sepang, en el que Vettel tuvo un sábado negro cuando una falla en el turbo de su Ferrari lo dejó sin clasificar y lo obligó a largar último. El alemán remontó hasta el cuarto lugar, pero quedó con mucha bronca porque podría haber luchado por el último escalón del podio con el australiano Daniel Ricciardo, que completó el “1-3” de Red Bull. Peor aún, aunque no pudo celebrar su gran remontada con el auto sano ya que en la vuelta de honor tuvo un insólito choque con el canadiense Lance Stroll (Williams). “La próxima vez tendrá que mirar mejor”, dijo el cuádruple campeón sobre el hecho.

En el campeonato, Hamilton tomó distancia. Tiene 34 puntos de ventaja sobre Vettel, que tendrá la posibilidad de desquitarse el domingo en el GP de Japón.

Comentarios