Un policía está en la mira de los investigadores del Clan Reynoso

Creen que “cajoneó” dos denuncias al grupo.

28 Sep 2017
1

INVESTIGACIÓN. El fiscal Diego López Ávila impulsa la causa.

Los nueve allanamientos que se realizaron en Tafí Viejo para desarticular al denominado Clan Reynoso estuvieron a cargo de la PSA porque el fiscal Diego López Ávila tenía indicios para creer que los acusados por asociación ilícita tenían aceitados vínculos con la Policía de esa localidad. Esta semana, la sospecha se hizo más fuerte, a partir de una investigación interna que ordenó la cúpula de la Policía.

Clan Reynoso: cómo actuaba la banda acusada de robo, estafas y aprietes en Tafí Viejo

Según confiaron fuentes tribunalicias, el jefe de la Policía, Dante Bustamante, pidió una audiencia con el fiscal para ponerse a su disposición y asegurarle que con el correr de las horas le presentaría un informe que podría serle útil en la investigación contra el grupo cuyos integrantes están acusados de robo, estafas, amenazas de armas y aprietes para quedarse con autos y propiedades. Esas maniobras habrían convertido en millonarios a sus miembros, de la noche a la mañana.

Dos denuncias, un policía

Algunos días después de la reunión, la fuerza provincial elevó una presentación de oficio a los investigadores, en la que se consignaba que se había hecho un relevamiento de todas las denuncias que existían en contra del Clan Reynoso.

El Clan Reynoso también es investigado por lavado de activos

El informe indica que hubo 22 acusaciones por aprietes, amenazas con armas de fuego, estafas y robos de propiedades, de las cuales algunas ya habían prescripto. Sin embargo, lo más importante era que informaba que dos denuncias por amenazas de muerte -radicadas en 2013 y 2014- nunca habían llegado a Tribunales, y en ambas habría intervenido el mismo efectivo.

“Me decían que me iban a matar donde me encuentren”, dijo uno de los denunciantes del Clan Reynoso

Desde la fuerza se sumarió de forma inmediata al policía, según se explicó, y se aportaron todas las pruebas a la fiscalía IV°. Por el momento el uniformado no está detenido, pero sí comenzó una investigación en su contra. Si se comprueba la maniobra, sería acusado por incumplimiento de los deberes de funcionario público. Sin embargo, si los investigadores encuentran algún tipo de lazo que lo una a los cuatro detenidos en esta causa, su acusación podría agravarse hasta la figura de encubrimiento.

El caso

La semana pasada, unos 100 policías de la fuerza nacional hicieron el operativo en el que quedaron detenidos cuatro hombres: Luis Rubén Reynoso; sus hijos Luis Rubén y Marcelo; y Carlos Ortiz. La orden fue requerida por López Ávila luego de investigar durante un año al grupo. En ese momento, tenían 17 causas en su contra. Sin embargo, a partir de que el tema salió a la luz y de que el fiscal comenzó a expresar en los medios que recibiría las denuncias de todos aquellos que hubieran sido víctimas del grupo, las causas se multiplicaron. Ahora se estima que habría el doble. “Entran dos o tres por día”, deslizó una fuente del caso.

Una denunciante del Clan Reynoso fue amenazada

Si bien el grupo también estaba siendo seguido de cerca por la Justicia Federal y la Unidad de Información Financiera, el defensor Sebastián Pumara señaló que “no hay ningún clan; todo lo que compraron, lo hicieron de buena fe”.

Comentarios