La línea 12 entrará al Smata II con la Policía

“Esto nos deja más tranquilos. Lo único que pedimos es seguridad”, dijo el secretario general de UTA, César González. Ayer los coches no ingresaron por un violento asalto a un chofer

19 Sep 2017
1

ZONA PELIGROSA. Hace un año, otra empresa de colectivos amenazó con no cubrir el mismo barrio por temor. la gaceta / foto de inés quinteros orio

La Línea 12 puso el freno ayer en la entrada del barrio Smata. Los choferes se rehusaron a entrar durante todo el día a la zona, luego de que el domingo a la mañana un compañero suyo sufriera un violento asalto en Benigno Vallejo y Vicente Gallo. Durante la tarde, los delegados y el secretario general de UTA se entrevistaron con la Policía en una reunión en la que se decidió que cada unidad de esa empresa ingresará al barrio con un Policía en la unidad.

“Además, se va a monitorear permanentemente lo que pase con el jefes de la comisaría, de zona y de la Regional. Se pondrá un móvil permanente en la plaza, que se va a desplazar por las calles del recorrido de la línea. E incluso, van a hacer tareas preventivas el GOMT y motoristas del 911”, explicó el subjefe de la Policía, Mario Rojas.

“La reunión fue positiva en cuanto a lo que charlamos. Es lo que habíamos planteando y lo que necesitamos por la peligrosidad del lugar. Esto nos deja más tranquilos. Fue una reunión amena, cordial, con mucho respeto. Lo único que pedimos era seguridad”, dijo el secretario general de UTA, César González. Con todo, el servicio por el barrio Smata no se reanudó ayer, sino que los coches volverán a ingresar hoy desde las 4.45.

El asalto en cuestión ocurrió el domingo a las 8. El chofer José Daniel Rodríguez tuvo que ser trasladado al hospital Padilla luego de que cinco asaltantes subieran al colectivo y lo golpearan para quitarle el celular. Los médicos advirtieron que tenía una herida en el cuero cabelludo y algunas contusiones por las agresiones. González explicó que el chofer se encuentra recuperándose.

Según pudo saber LA GACETA, en la reunión se habló de todo. Y aunque la mayoría de las quejas corrieron por cuenta de los delegados de la Línea 12, un testigo comentó que uno de los jefes policiales les criticó que los choferes muchas veces tocaban el botón antipánico en situaciones que no lo requerían, como cuando un pasajero no quería pagar el boleto.

Esta no es la primera vez que una línea de colectivos tiene problemas en la zona. En agosto del año pasado, la empresa El Galgo amenazó con no ingresar al barrio luego de que uno de sus choferes sufriera una puñalada durante un asalto. Finalmente, sólo se presentó una queja ante las autoridades, pero nunca se dejó de recorrer el barrio Smata.

Comentarios