Estrenarán en la cárcel una película sobre Bazán Frías

La producción del grupo Cine Bandido sobre el bandolero, convertido en mito popular, está protagonizada por reclusos de Villa Urquiza.

05 Sep 2017
1

ESCENA DE UNA PELEA. Dos grupos de delincuentes se enfrentan para dominar el territorio de acción.

Hace casi 100 años murió una persona y nació un mito que ahora se transforma en película. “Bazán Frías. Elogio del crimen”, la realización del grupo Cine Bandido, integrado por Lucas García, Juan Mascaró, Duilio Gatti, Carolina Gramajo y Virginia Agüero, tendrá un particular estreno, ya que se realizará en la cárcel de Villa Urquiza en los próximos meses.

El filme forma parte de un conjunto de realizaciones audiovisuales previstas para este año en la provincia, que suma una inversión cercana a los $ 50 millones.

Los encargados de llevar adelante el taller de actuación fueron César Romero, Silvia Quírico y Alejandra Monteros. Los protagonistas de la historia fueron los propios presos de Villa Urquiza, como Héctor, Quito, Piletita, Gokú, Bebilo, Javier, Tufy y Moisés, entre otros.

El filme ganó hace unas semanas el segundo premio del certamen Labex Argentina 2017 dentro de la categoría de Work in Progress (películas que están en la etapa de posproducción). Se habían presentado 138 proyectos, y fueron seleccionados primeras y segundas películas, ficciones y documentales, provenientes de Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay, según informó la empresa. En lo concreto, el premio consiste en el subtitulado de la película y la mezcla de sonido 5.1.

El personaje

Andrés Bazán Frías nació en el barrio Los Siete Lotes, Villa Alem, en San Miguel de Tucumán a finales del siglo XIX, cuentan los realizadores y la ficha histórica de la película.

Rodeado de pobreza, comenzó a robar comida para repartir entre la gente de su barrio. Pero por un asesinato fue condenado a prisión. Cansado de las brutales palizas consiguió escaparse de la cárcel. En 1923 fue abatido por la Policía cuando intentaba trepar un muro del Cementerio del Oeste.

La historia, bastante difundida en el NOA, llega ahora a la pantalla grande. “Hoy está enterrado en el Cementerio del Norte, camposanto de las clases populares tucumanas. Y fue convertido en una suerte de Robin Hood. Para algunos es un santo popular. Su tumba está repleta de agradecimientos y pedidos. Santo de los presos, aquellos a los que hay que encerrar para ‘reinsertar’, los que no tienen voz ni forman parte de la historia oficial”, le dice García a LA GACETA.

Un siglo después de su muerte, los internos del penal de Villa Urquiza decidieron formar parte de un taller para recrear la vida de este bandolero.

En potproducción

El proyecto también ganó el concurso Vía Digital del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) en 2015 y con ese subsidio fue filmado el año pasado en las instalaciones de la cárcel de Villa Urquiza. Ahora se encuentra en la última etapa de posproducción.

- ¿Cómo fue ingresar en la cárcel?

- García: estuvimos cinco meses pidiendo permisos y autorizaciones, y al final entramos al penal y pudimos rodar sin problemas y en distintas locaciones. Allí, en una cárcel sobrepoblada, la historia de este rebelde es reconstruida por los delincuentes tucumanos, los hijos de la marginalidad y de la suntuosa diferencia existente entre clases sociales. Juntos, los que hacemos esta película y ellos, nos preguntamos si quienes quiebran la ley son hoy rebeldes contra el sistema. Y lo que se responde es una postura de todo el grupo, no sólo mía.

- Mascaró: la película busca ahondar sobre el problema de la delincuencia. Los bandidos sociales fueron rebeldes contra el sistema de opresión. Nosotros vemos que ciertas formas de quebrar la ley constituyen un acto de rebeldía frente a un orden social que promete bienestar para todos, pero no cumple. Se roba por hambre, pero también por el deseo de consumo que el capitalismo convoca. Un robo puede no ser un acto de rebeldía, pero Bazán Frías representa la lucha por una sociedad de iguales, algo que históricamente se castigó con la cárcel, la muerte o la desaparición.

- ¿Cómo sigue el proceso de la realización?

- Mascaró: el proyecto se encuentra en etapa de posproducción con fecha estimada para algunas proyecciones no comerciales (avant premiere) para el próximo noviembre. La película recorrería festivales durante todo 2018, para estrenarla comercialmente a fines de ese año. Al menos esas son nuestras previsiones. Pero, de primera, queremos que se estrene en la cárcel, así la ven los mismos protagonistas antes que nadie.

Comentarios