Un homenaje a cuatro siglos de mujeres volcadas al arte

Paola Moreno ha ideado un espectáculo que condensa sonido, imagen, palabra y movimiento.

25 Ago 2017
1

ENSAYO EN EL AUDITORIO. La pantalla, el piano, la guitarra y los artistas, dispuestos a montar un tributo a la condición femenina. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

ACTÚAN HOY

• A las 22 en el Centro Cultural Virla (25 de Mayo 265).

Cuatro siglos de arte femenino se expresarán esta noche a través de la música, el arte visual, la palabra y la performance. El espectáculo integral e interdisciplinario “De las mujeres en el arte” subirá al escenario en el Centro Cultural Virla de la UNT.

La idea, la preparación y la dirección general de esta propuestas son de la pianista Paola Moreno, y la articuló a través de las cátedras de Piano y Música de Cámara del Conservatorio Provincial de Música, que ella conduce.

El espectáculo contará con la participación especial de la actriz y bailarina Verónica Andrade, mientras que como músicos invitados actuarán Noelia Consonni, Fátima Biñón, Nicolás Trejo, María Rosa Gómez, Rodrigo Gutiérrez, Melisa Ruiz y Romina Carino.

El concierto es un homenaje a las mujeres artistas y, a la vez, una visión integral del rol que han desempeñado en las distintas ramas del arte desde el siglo XVI hasta nuestros días.

La condición excluyente

A través de los siglos, la mujer artista ha ido ganando espacios, a la vez que derribando prejuicios y obstáculos que la situaban en un lugar marginal, secreto o prohibido dentro de la sociedad; cuando no directamente las excluía de la creación artística por la sola condición de su género.

La falta de reconocimiento, de méritos o el encasillamiento de la actividad artística a aquellos temas “de mujeres” (como el caso de las pinturas de bodegones o naturalezas muertas) tiene como punto de partida, además del relegamiento social en general, el hecho de que la mujer no podía acceder a una educación artística formal ni participar de talleres con grandes maestros.

Sólo unas pocas tenían la suerte de contar con familiares que pudieran iniciarlas en el camino del arte. En ocasiones también se usurpaba la autoría de obras de autoras en favor de sus cónyuges o amantes hombres. Por ello algunas artistas se vieron obligadas a firmar sus obras con seudónimos masculinos para asegurarse el reconocimiento de sus pares y del público. Valgan como ejemplo en la música, varias obras de Rebecca Clarke (1886-1979), compositora, violista y musicóloga inglesa, a quien se comparaba con la composición de Ravel y de Debussy.

Inspiradora

Sin embargo, la mujer siempre ha jugado un papel central como inspiradora del arte, aunque el menosprecio a la producción artística femenina haya sido el mandato social durante cientos de años. Recién en el siglo XXI, grandes museos como el Del Prado, en Madrid, han organizado exposiciones exclusivas de pintoras como un reconocimiento tardío al talento de tantas artistas relegadas en su época.

En música sucede lo mismo: las grabaciones o conciertos integrales dedicados a alguna compositora, tanto como la reivindicación de su valor artístico, están viendo la luz recién en los últimos años.

La velada de esta noche ofrecerá una selección de obras para piano y música de cámara de compositoras desde el siglo XVII hasta nuestros días.

Cada interpretación será acompañada por la proyección de pinturas contemporáneas de las obras musicales. Además se intercalarán, con estas expresiones artísticas, performances sobre poemas de autoras argentinas en interpretación de Andrade.


Comentarios