Schoklender hizo una propuesta para evitar enfrentar un tribunal

Prometió pagar una deuda de $ 1 millón en cuotas de $ 7.000

23 Ago 2017
1

SCHOKLENDER. Llegó a Tucumán para evitar riesgos procesales. DyN (archivo)

Se pensó que no vendría a la provincia, pero finalmente se hizo presente y propuso un acuerdo para evitar ser juzgado. Sergio Mauricio Schoklender finalmente llegó a Tucumán para ofrecer saldar la deuda que tiene por incumplimiento de los deberes de asistencia familiar.

Schoklender fue demandado por María Belén Schneer, quien dio a luz una hija suya en 1998. Desde entonces, la mujer luchó por una cuota alimentaria con la que el hombre sólo cumplió durante cuatro meses, en 2010, hasta que lo imputaron en la causa Sueños Compartidos.

Representada por el abogado Juan Sebastián Bauque, la mujer le exige que salde la deuda que mantiene con su hija, que asciende a $ 1 millón. Eso iba a debatirse hoy en el Juzgado que dirige Marcelo Mendilaharzu, pero la audiencia fue suspendida.

En el escrito presentado por la defensa oficial se pide que el juicio sea suspendido, ya que el imputado se compromete a saldar el total de la deuda en cuotas. Además propone que, en lugar de realizar trabajos comunitarios, done insumos a una institución pública de la ciudad de Rosario, donde reside, por una suma que fije el juez. Sin embargo, como ese papel no tenía su firma, corría peligro que se complicara su situación procesal.

La defensora de Schoklender, Rosario Nougués, le avisó la situación y el imputado se hizo presentó ayer en la provincia. Según confirmaron fuentes judiciales, ofreció pagar todo lo adeudado, pero en cuotas de $ 7.000. Vale la pena aclarar que el acusado no pagó durante varios años los $ 8.000 que le había impuesto la Justicia.

Hoy el magistrado se reunirá con Bauque. En lo que será un paso rutinario, le dará a conocer oficialmente la propuesta que realizó el imputado. Estaría descartado que los demandantes vayan a aceptarla.

Por otra parte, la presencia de Schoklender generó un escándalo en los juzgados correccionales de la provincia. Schneer y su hija lo identificaron en medio de la gente y comenzaron a insultarlo para que cancelara la deuda. Las cosas no pasaron a mayores por la rápida intervención de los policías que custodian esas oficinas.

En Esta Nota

Sergio Schoklender
Comentarios