El que no arriesga no gana

16 Ago 2017

Luis Karamaneff - Politólogo, máster en Políticas Públicas

Oficialismo y oposición mantuvieron sus estrategias y lograron el resultado esperable para quienes hacen siempre lo mismo. El justicialismo apostó al interior con la candidatura del vicegobernador Osvaldo Jaldo. Puede decirse que jugó en terreno seguro y obtuvo el triunfo que coloca a la dupla ganadora (no al trío) en ventaja: mayor peso en la liga de gobernadores peronistas y equipo armando para las generales de 2019.

Por el lado de Cambiemos, el radical José Cano mantuvo los timbreos en Barrio Norte y la confianza en el arrastre de los intendentes “amarillos” para que la interna entre los distintos sectores del radicalismo, más la que mantienen Germán Alfaro y Domingo Amaya y la ausencia de los PRO puros, no estallara antes que pusieran en duda su candidatura a la gobernación.

Si hubo una innovación fue la idea -que el electorado parece haber acompañado- que había que “defender” a Tucumán de alguien que la ataca.

Sin denuncias de fraude, acarreo ni acoples el oficialismo obtuvo un triunfo contundente que no deja lugar a cuestionamientos sobre su victoria de agosto de 2015.

En este contexto, si la reforma política era resistida siguiendo una posición defensiva y dependiente de lo que sucede a nivel nacional, el resultado del domingo pasado cambió el escenario.

Tal vez este sea el momento para que Tucumán finalmente pueda dotar de mayor confianza al proceso electoral y promover cambios en sus reglas. El principal pasa por la modificación del sistema de acoples que favorece la atomización del electorado, incrementa la personalización del voto y, como consecuencia, eleva los conflictos por el control del territorio al desvanecerse la lealtad partidaria.

Por último, las elecciones del último domingo dejan una incógnita sobre el rol del gobernador Juan Manzur en el juego nacional: si, como se vislumbra, salió fortalecido tanto por su triunfo como por la derrota de otros líderes provinciales, entonces ¿estará dispuesto a arriesgar para ganar o seguirá haciendo lo mismo?


Comentarios