Carta de lectores

14 Ago 2017

El locro en debate

Quiero contarle al señor Francisco Amable Díaz (carta “El elogio del locro “pulsudo”, 12/7) que sus comentarios sobre el Festival del Locro en Concepción tienen apreciaciones incorrectas. En primer lugar, es irrespetuoso llamar a un gran campeón de automovilismo como es el ingeniero Roberto Sánchez, que llenó de orgullo a los concepcionenses, a los tucumanos y a todos por tantas victorias, “imitador del gran califa y multicampeón Nasif Estéfano”. Es un gran deportista con luz propia, lo que no quita reconocer lo del califa. En este festival hubo 26 puestos de locro, muchos de ellos con dos ollas de mínimamente 100 litros cada una, y cada “locrero” preparó un locro delicioso según su sello personal. Nadie les compró ningún ingrediente. Lo llevaron los participantes. El locro “pulsudo” se llama así, porque se le pone de todo. Y siendo en un principio un “guisado norteño”, la llegada de los inmigrantes fue agregando distintos elementos de su cocina, como el chorizo colorado (español). Fue declarado plato nacional en el primer centenario del 25 de Mayo de 1810, lo que no significa que no hubiera existido mucho antes como plato de raíces indígenas. En Concepción el domingo pasado, se prepararon muchos litros, más de los que dijo este prestigioso diario. Se vendió prácticamente el contenido de todas las ollas. Algunos tenían comino, otros no, más o menos chancho, más o menos maíz y poroto, pero todos estuvieron muy sabrosos. Y la ganadora... ¡ella, no el ingeniero Sánchez!... decidió agregar acelga, apio y cilantro. Entre los miembros del jurado, además de dos chefs profesionales, hubo un gran cocinero de locros. Fueron 11 votos. Y una elección difícil. Una simple multiplicación del número de participantes, por los litros de cada olla, y la “raspada” que debió hacerse para satisfacer a todos los que seguían comiéndolo ya cayendo la tarde, muestra el número elevado de litros consumidos. Además, se lo vendía con “ajífreido”, pero el jurado debía probarlo sin él para poder apreciar de verdad la calidad de lo degustado. Como ve, señor Díaz, no hubo locro guardado, frizado y aguachento. Se cocinó en frente del público desde horas tempranas. Sus palabras fueron dichas de “oído”, porque no estuvo en este festejo que llenó de orgullo a toda una ciudad. Sería bueno que el año que viene se llegue, vea, pruebe y recién opine. Escribo cartas, usted también, y muy buenas... menos esta última, ¿Eso me hace su “imitadora”? No mezcle lo culinario y la alegría de la gente con otros elementos que nada tienen que ver con este gran evento gastronómico.

María Estela López Chehín

[email protected]

El impuesto de la inflación

El impuesto de la inflación es muy relevante desde el punto de vista recaudatorio, por la magnitud que el Gobierno recauda y donde responsabiliza al sector privado (empresas, comercios etcétera) por sus impactos. La inflación, cuando su tasa se ubica en dos dígitos anuales, es un impuesto que el Gobierno coloca para recaudar dinero y financiar sus gastos. El monto recaudado en concepto de impuesto-inflación es lo que se denomina déficit fiscal (la diferencia entre el gasto público total y la recaudación de impuestos “tradicionales”). Definir la inflación es la pérdida de valor de la moneda. Definida así, queda claro que el único responsable de la inflación es quien tiene la potestad de producir el dinero cuyo valor se reduce (el Banco Central) y de su único accionista (el Estado Nacional) que lo insta a desvalorizar la moneda para financiar parte de sus gastos. El impuesto inflación recauda más que los gravámenes a las exportaciones e importaciones juntos, que los internos a cigarrillos, combustibles y débitos. Cada vez que al Gobierno nacional le faltan recursos para financiar sus gastos y sus pagos de deuda, acude al balance del Banco Central, le deteriora el pasivo pidiendo pesos que se emiten y le deteriora el activo pidiendo dólares que caen de las reservas. Esta es justamente la manera de entender el deterioro patrimonial del Banco Central (menos activos y más pasivos); requiere de la inflación y la devaluación para que la descapitalización no se haga explosiva. Un Banco Central moderno y profesional debería tener el capital y los instrumentos necesarios para enfrentar los problemas macroeconómicos habituales sin utilizar a la inflación para estafar a los tenedores de pesos ni permitir el incremento exponencial del gasto público.

Julio Argentino Gómez

[email protected]

Hospital de Tafí del Valle

El 12/8/16 ocurrió un accidente de tránsito en el Mollar, donde perdieron la vida dos personas. Lo sucedido puso en evidencia las deficiencias y falencias que tiene el Estado tucumano para atender de modo digno y eficiente a las víctimas de accidentes viales en los Valles Calchaquíes. Debido a ello, inicié el 25/8/16 en la Defensoría del Pueblo la actuación N° 16961/16, solicitando que esa institución realice las gestiones necesarias para que se atiendan las carencias que tiene el hospital de Tafí del Valle. El 3/8/17, la DP emitió la Resolución N° 10.000/955 – DP – 17 (V). El Art. 1° expresa: “Dar por concluida la Actuación N° 16961/16, por considerar suficiente la respuesta del organismo requerido”. O sea que para la DP, el nosocomio de Tafí del Valle cuenta con todos los recursos para atender emergencias debido a accidentes de tránsito. En fojas 42 y 43 de las actuaciones, está agregado el informe del responsable del hospital y no es necesario ser un profesional del arte y de las ciencias de la salud, para concluir que no es así. En los accidentes viales, los conductores, pasajeros y peatones, pueden sufrir lesiones que afecten los sistemas circulatorio, respiratorio, estómago , hígado, columna vertebral, fracturas de tórax, cadera, daños cervicales, etcétera. Es conocida la importancia de Tafí del Valle y localidades aledañas como centros turísticos, lo que incrementó en forma notable el tránsito de personas y vehículos de todo tipo y teniendo en cuenta los deficientes controles y la falta de educación en el sistema de seguridad vial, los riesgos de sufrir accidentes, están siempre presentes. La demora en detectar lesiones y brindar asistencia a las víctimas aumenta la gravedad de las mismas: unos minutos de demora pueden suponer la diferencia entre la vida y la muerte. Por otro lado, trasladar un paciente en condiciones de emergencia, desde el valle hasta la llanura por un camino de montaña, tiene riesgos y variables incontrolables. Con su resolución, la DP ignoró los principios, valores y objetivos contenidos en la Ley 6.644 que permitió su creación y razón de ser de su existencia. Considero que en este caso, como el de los túneles (Actuación 3521/16-Resolución 2413), actuó como escudo protector y alineado con el Poder Ejecutivo (PE) y sus intereses. Para tener un defensor así, es mejor no tener nada; espero que revea su postura, por el bien de las personas que residen en la región y de los que circulan por los valles.

Juan Francisco Segura

[email protected]

Valiente policía

Que existan muchos José Ortega. Policías valientes que aman su trabajo y con una auténtica vocación de servicio a la comunidad. Así el Pueblo reconocerá y agradecerá la lucha contra la delincuencia.

Mónica Villa

Dorrego 415

Banda del Río Salí

Feriado

Hay situaciones que son muy difíciles de superar. Por ejemplo, cómo separar lo que es lo lícito de lo ilícito cuando se tiene poder. También es difícil no aprovecharse de una situación si las circunstancias son favorables. Dicen que del amor al odio hay una distancia muy chica. Hoy ya no sabemos lo que forma parte de la historia, con la que se creó la patria, con lo que se está haciendo. Es posible que cuando se comenzaron a “borocotizar” las fechas, cambiándolas para favorecer el turismo, ahí se perdieron muchas de las tradiciones. Es que ya nadie recuerda y no sabela razón del feriado. Pero el día de franco solamente es disfrutado por aquellos que no lo necesitan. Y siempre son los mismos. Las personas viajan, disfrutando, pero el trabajo lo tienen los choferes de colectivos, el personal gastronómico, las estaciones de servicio y muchas otras profesiones que solamente cambian de lugar. Entonces, pensamos, ¿dónde están los beneficios para los trabajadores? Claro que los sindicalistas viajan en auto, los políticos y funcionarios en avión y/o barco. Así no se conocen el país y su gente y sus necesidades.

Claudia Antonella Cash

[email protected]

La inseguridad y Superman

Concuerdo totalmente con la reflexión expresada por el lector Pablo Leguizamón (”La inseguridad y Superman”, 11/8) y me gustaría agregar que ahora que terminó la campaña proselitista de las PASO, y que tendremos 70 días hasta las elecciones de octubre, se dediquen a trabajar los legisladores y dediquen por lo menos 40 días a sus tareas especificas; que el congreso de la Nación se ocupe de tema y como primer paso elabore una ley Ley declarando la emergencia y cuestión de estado sobre seguridad; como bien dice el lector Leguizamón, la seguridad la resolvemos entre todos; lamentablemente todos se arrogan la propiedad de la seguridad y ninguno propone solución alguna; y por favor no copiemos de otros países dado que no todas las sociedades son iguales ni sus problemas de fondo, trabajemos sobre la temática de la sociedad Argentina.

Carlos Brunet

[email protected]

La Gaceta y los ambientalistas

Hace muchos años me fui de la provincia por cuestiones laborales y la provincia de San Luis se hizo mi hogar. Recuerdo el Tucumán que dejé, por sobre todas las cosas limpio, y LA GACETA era y sigue siendo el mejor medio de saber las cosas de mi amado Tucumán. Nunca dejé amar mi tierra, y cada vez que vuelvo dejo mi alma cuando debo regresar. Siguiendo el día a día de las noticias veo que nadie se ocupa de la realidad ambiental, un Tucumán descuidado, sucio, basurales, parques con sus juegos destruidos y algo que no cesa y va en crecimiento, las aguas cloacales en toda la ciudad. En este feo panorama, llamativamente están los ambientalistas, Conciencia Ambiental Tucumán, con su megáfono y carteles, reclamando, sacando fotos y a la par de los vecinos; pareciera que se convirtieron en el apoyo de los que no son escuchados. En mi paso por la provincia los vi en un pasaje cerca del parque y me tomé el trabajo de bajarme de mi vehículo, saludarlos y felicitarlos. Aprovecho esta oportunidad para felicitar a LA GACETA y a los Casacas Verdes por su trabajo; y a los demás, a quienes corresponda, decirles que no tengan tan descuidada a la Provincia, tan desprolija.

Ángel López

[email protected]

Comentarios