Aumenta la alarma por los suicidios de los adolescentes

07 Ago 2017

César Chelala- Consultor internacional en salud pública

El reciente intento de suicidio de una estudiante del Colegio Nacional de La Plata, quien se disparó un arma en medio de la clase, llama la atención sobre un fenómeno que parece ir en aumento. Los suicidios entre los jóvenes son consecuencia en parte de problemas no solamente personales sino también sociales. Se ha encontrado que el grupo más vulnerable para los intentos de suicidio es el de entre 15 y 24 años de edad.

La mayoría de los que intentan suicidarse tiene un trastorno psiquiátrico subyacente. Muchos han sido diagnosticados con un trastorno de personalidad. La intimidación en la escuela, los estilos de vida estresantes y los problemas económicos se están convirtiendo cada vez más en importantes factores desencadenantes de suicidios de adolescentes. En algunos países, el suicidio es la quinta causa de muerte y la principal causa de muerte entre los jóvenes. Se estima que 10 veces más personas intentan suicidarse que quienes lo logran.

En 1987, Emile Durkheim, sociólogo francés, fue uno de los primeros en notar que hay una mayor tasa de suicidios entre los individuos que no están socialmente integrados y no tienen apoyo familiar y social. Sus observaciones pueden aplicarse a muchos estudiantes que intentan suicidarse, que van desde el interior a las principales ciudades y carecen del apoyo de sus amigos y familiares.

En muchos casos, los que cometen suicidio tienen miedo de no tener éxito en sus exámenes escolares. Muchos adolescentes están bajo las presiones combinadas de trabajo, estudio y problemas personales. Muchos estudiantes graduados son incapaces de encontrar trabajo, incluso un año después o más después de graduarse.

En las zonas rurales existe el problema adicional de que la mayoría de los jóvenes no tienen buen acceso a los ya escasos servicios de salud mental. Además, en esas zonas hay abundante uso de pesticidas. Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los pesticidas son utilizados por el 58% de las personas que se suicidan en las zonas rurales de China. El alto número de suicidios entre los adolescentes está relacionado en algunos casos con la extrema presión de sus familias para que tengan un buen desempeño en la escuela y sobresalgan en sus estudios. Además, los adolescentes experimentan sentimientos de aislamiento y soledad.

¿Es posible reducir las altas tasas de suicidios de adolescentes, dada la complejidad del problema? Creo que es posible si los padres, maestros y amigos pueden reconocer signos de angustia entre los jóvenes.

Ciertas características, como la depresión, los trastornos de la conducta y las crisis situacionales, están asociadas con un mayor riesgo de suicidio. Los jóvenes pueden tener algunos comportamientos particulares que indican su intención de suicidarse. Entre esos comportamientos se encuentran los cambios de apariencia y conducta hacia sus amigos. Otros también pueden hacer algunos arreglos finales tales como regalar posesiones caras o hacer amenazas suicidas a través de declaraciones directas o indirectas.

Debido a que los niños y adolescentes pasan una cantidad considerable de tiempo en la escuela bajo la supervisión del personal de la escuela, este debe ser entrenado en la importancia de los factores de riesgo y señales de advertencia de comportamiento suicida.

Los maestros deben dar clases especiales sobre el problema de los suicidios de los adolescentes, alertando a los estudiantes sobre la necesidad de buscar ayuda cuando se sientan estresados ​​o incapaces de lidiar con sus problemas personales.

Al mismo tiempo, debería haber una mayor comunicación entre los padres, los maestros y el personal escolar. Un buen enfoque sería la creación de “Equipos de Prevención de Crisis” formados por representantes de estudiantes, padres y la administración de la escuela, que deberían estar a cargo de seguir a los estudiantes cuyo comportamiento suscita preocupación. Además, los estudiantes deben tener fácil acceso a recursos médicos y de salud mental eficaces. A través de un conjunto combinado e integral de acciones, se puede controlar eficazmente lo que amenaza con convertirse en un serio problema de salud pública a nivel mundial.

Comentarios