Maduro, tras la represión a los rebeldes: "les ganamos con balas"

1

NICOLÁS MADURO. El presidente de Venezuela, durante su programa de hoy. REUTERS

El presidente venezolano aseguró que los militares que se levantaron contra su gobierno son financiados desde Estados Unidos y desde Colombia.

06 Ago 2017

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo hoy que un grupo "mercenario" que intentó asaltar un fuerte militar para dirigir desde allí una rebelión contra el Gobierno fue derrotado y la operación dejó dos muertos, un herido y siete detenidos.

En su programa de radio y televisión "Domingos con Maduro", dijo que la mayoría de los detenidos son militares que fueron contratados por grupos de ultraderecha y afirmó: "esa factura se paga desde Miami y Colombia".

Indicó que el grupo fue contenido por el fuego "leal" a la república en la entrada del fuerte Paramacay, en el estado central de Carabobo, donde está asentada la Brigada Blindada 41, especialista en tanques. Agregó que un primer grupo huyó del lugar con armas que lograron sustraer.

"Un grupo de 20 mercenarios ingresó a las 3.50 de la mañana al fuerte y se dirigió al parque de armas. Inmediatamente se dio la voz de alerta y en cuestión de minutos soldados y oficiales de los batallones y compañías reaccionaron, respondieron con los fusiles de la patria e hicieron huir a una parte de estos atacantes mercenarios y terroristas que están siendo buscados", dijo. "Le ganamos con balas al terrorismo", agregó.

Maduro afirmó que estuvo en comunicación con los oficiales al frente de las operaciones y que ahora la Policía está desplegada buscando a los alzados que huyeron.

Explicó que la operación dio como resultado siete atacantes detenidos, de los cuales solo uno es militar, así como dos muertos del lado rebelde y un herido, según reprodujo la agencia DPA.

Agregó que uno de los líderes, un teniente desertor desde hace varios meses, fue detenido y está "colaborando activamente con información".

Indicó que los detenidos confesaron que fueron traídos desde las regiones de Zulia y Yaracuy y de Caracas, que no son personal militar y que les "pagaron para traerlos a esta aventura".

"De estas 10 personas que se quedaron solos, uno es militar desertor. Fueron abandonados porque el primer grupo huyó ante la reacción de los militares del fuerte", dijo.

Mencionó que uno de los jefes fue identificado como un oficial que se plegó al ataque contra la Fuerza Armada.

"Es un ataque terrorista contra la Fuerza Armada y la Fuerza Armada ha reaccionado con moral, decisión, con espíritu de fuerza. Busquemos la factura de este acto terrorista, de desesperación absoluta", alegó.

Maduro dijo haber visto el video del oficial que se "autonombró" jefe de la sedición, capitán Juan Caguaripano, del que dijo que fue dado de baja de la Fuerza Armada hace tres años, se fue "protegido" por Estados Unidos, y se mueve entre Miami, Panamá y Colombia.

"Está siendo activamente buscado esta persona que lanzó un mensaje que hay que analizar. Fundamentalmente lo hace para justificar su actitud terrorista contra la oposición", aseveró. "Es un mensaje de desesperación... Los vamos a capturar y esta factura se la pagan desde Miami y desde Colombia", agregó.

La Brigada Blindada 41, del fuerte Paramacay, en la ciudad central de Valencia, amaneció este domingo bajo fuego cuando el grupo rebelde intentó tomar control al mando de Caguaripano.

La declaración de rebeldía

"Nos declaramos en rebeldía unidos con el bravo pueblo venezolano para desconocer la tiranía asesina de Nicolás Maduro. Este no es un golpe de Estado sino una acción cívica y militar para restablecer el orden constitucional y salvar al país de la destrucción total y para detener el asesinato de nuestros jóvenes", dijo Caguaripano en el video.


Comentarios