Estrategias para mantener la ilusión en medio del desierto

“Desesperando” comienza con cinco trabajadores de un circo que son abandonados.

04 Ago 2017
1

COMEDIA ABSURDA ADULTA. Cinco personajes buscan su destino final. prensa

ESTRENAN HOY

• A las 22 en El árbol de Galeano (Virgen de la Merced 435).

Fueron abandonados en medio de la nada, a su su erte. No saben por qué, y poco importa. Cada uno de los cinco trabajadores de circo (los hermanos Plum y Blum, la inquieta Rima, el fastidiado Poyo y la músical Sombra) tienen que decidir qué hacer de sus vidas: quedarse a esperar un improbable salvataje o avanzar a rumbo desconocido, dejando atrás lo vivido y soñando con un nuevo lugar.

En clave de comedia absurda adulta, “Desesperando” juega con humor y emoción las distintas situaciones que atraviesan sus personajes, tanto reales como oníricas, hasta encontrar una vuelta de tuerca a las crisis que enfrentan. A contrapelo de su título, habla de las estrategias para mantener viva la esperanza.

La obra de Juan Carlos Moisés se estrenará esta noche en El árbol de Galeano, y es una propuesta de Proyecto Dromenón. Con la dirección de Débora Prchal, los personajes son interpretados por Daniel Décima, Ángel Abregú, Guadalupe Núñez, Bárbara Nadal y Fabio Ladetto. La puesta incluye la proyección de una animación como decorado (realizada por Nuria Ladetto y Mariana Valero), que potencia los niveles de significación.

El proceso creativo comenzó en abril, con la aplicación de ideas de Patrice Pavis a partir de las acciones de esfuerzo del coreógrafo Rudulf Von Laban. “Esa base permite darle organicidad y lógica a las actuaciones, que responden a un proceso vital de creación y no a la memorización de un texto ni a una marcación externa -señala Prchal-. Algunos actores vuelven a actuar luego de varios años, pero es como andar en bicicleta: ni bien te da el aire en la cara, pedaleás y disfrutás el camino”.

Moisés escribió la obra hace 20 años; para la directora sigue vigente porque el mundo sigue excluyendo personas por múltiples motivos. “Hay gente que queda fuera del trabajo, de la escuela, de sus casas, de sus países y culturas. Si dejara de tener actualidad, habríamos mejorado como humanidad”, destaca.

Núñez, a su vez, afirma que no es relevante la causa del abandono que sufren: “es una circunstancia para avanzar, que viene por no encajar en un sistema donde su esencia y su mirada sólo causaría desorden, porque quieren romper ese molde”. “Hay muchas estrategias para mantener la esperanza, en las que lo importante son los caminos y el tránsito. Eso genera identificación con estos seres que retratamos en momentos en que se olvida lo que es el compañerismo y la fraternidad”, agrega.

Abregú suma su voz. “Todos estos personajes tienen un pasado que los ubica en este presente, pero a ellos mismos no les interesa saber por qué llegaron a donde están. Y ese no plantearse les da lugar a pensar dónde quieren estar. El texto de Moisés retrata con ironía temas como el abandono, el amor, el recuerdo, el olvido y la ilusión, que tienen vigencia eterna”. “El contexto en el que se realiza esta puesta; los artistas implicados y el público que irá a ver ‘Desesperando’, entre otras cosas, son variantes que implican que la obra sea una versión propia de la idea original”, agrega.

Nadal aporta que la obra aborda la necesidad de encontrar una salida, pero a partir de la búsqueda, no de quedarse en un lugar a esperar un resultado. Y cierra con una frase de su Rima: “es una comedia para apretar bien los dientes; llorar pero sin lágrimas; reír cada vez más fuerte; soñar y seguir soñando”.


Comentarios