En el caso contra el sociólogo sólo falta que declare un testigo

El juicio oral continuará el próximo martes

02 Ago 2017
1

EN ESPERA. El sociólogo Nahuz durante la audiencia, junto a su abogado. la gaceta / foto de diego aráoz

La hermana de M.V.I. quien denunció en 2008 por supuesta trata al sociólogo Mario Pedro Nahuz, describió ayer cómo fue el vínculo que, según supo entonces, tuvo el hombre que se contactaba con su hermana adolescente por chat. “Él chateaba con ella y fue quien le hizo el ofrecimiento”, dijo. Y que su hermana habló de que iban a prostituirla. F.I, la hermana, dijo que ella chateó con el tal “Mario” cuando M.V.I. estaba en Buenos Aires y que él le dijo que no la busquen, que “ya no la iban a ver”.

La causa se inició el 24 de junio de 2008, cuando M.V.I. había llegado a Buenos Aires, a casa de una familia Ibáñez, a la que la adolescente llamó tras buscar su número en la guía y decirles que era pariente de ellos. Sus padres la estaban buscando en Tucumán desde el 20, cuando desapareció. Como la Policía de la seccional 13 les dijo que debían esperar 48 horas en caso de desaparición, fueron a la Fundación María de los Ángeles y así se inició la causa.

Luego se acusó a Nahuz, a raíz de que la hermana de M.V.I. y personal de la fundación chatearon con el tal “Mario” y allí apareció su nombre. La adolescente relató en su denuncia que se contactó en un ciber con un hombre mayor y que él le propuso viajar a Buenos Aires apara trabajar en una feria de artesanías; que el 20 de junio se encontraron en la terminal de ómnibus, donde él, que se encontraba en silla de ruedas, la esperaba en una trafic con un chofer y varias chicas; que las chicas le dijeron, cuando ya estaban en Buenos Aires, que la llevaban para prostituirla y que ella comenzó a gritar para bajarse. Que por ello la dejaron libre en Ezeiza.

Nahuz negó anteayer todo. Dijo que es imposible que él, que se encuentra en silla de ruedas desde hace 22 años, haya podido ser operador de un delito como el de trata de personas y enfatizó en que no tuvo que ver con ningún delito.

La hermana de M.V.I. describió físicamente al tal Mario y dijo que tenía poco pelo y bigotes. Después declararon el padre y la madre de M.V.I., quienes contaron los problemas que tuvieron para asentar la denuncia de la desaparición de su hija. Añadieron que tuvieron contención de la Fundación María de los Ángeles. “Todos estos años hemos quedado con miedo”, dijo la madre.

También declaró Walter Villa, que estaba encargado de un ciber en Coronel Zelaya al 2.200 (en la denuncia original se especificaba que era en avenida Alem al 500). “Pude en algún momento haberle dado algún consejo si es que me contó de alguien que a ella le gustaba... pero la verdad es que específicamente no recuerdo”, relató.

Al final se leyeron las pericias realizadas sobre computadoras, celular, pen drive, CD y DVD secuestrados en el departamento de Nahuz, así como de cuatro VHS, en los cuales “no se encontró relación explícita con la presente información”, o bien no se pudieron realizar por falta de elementos para hacer esos trabajos.

Al final de la audiencia en el Tribunal Oral federal se acordó que el martes se tomará testimonio por videoconferencia a Eulogio Ibáñez, de Ezeiza, quien fue la persona que acogió, junto con su hija, a M.V.I. en Buenos Aires. La hija, que declaró anteayer y opinó que la adolescente mentía, dijo que su padre está convaleciente de un ACV. Será el último testigo en el juicio.

Comentarios