Opositores y gremios cuestionan que la jefa de Gobierno de Madrid no tome vacaciones

24 Jul 2017

MADRID.- La jefa del Gobierno de la región de Madrid, la conservadora Cristina Cifuentes, abrió la caja de los truenos esta semana al anunciar que por tercer año consecutivo no se tomará vacaciones de verano (boreal) y se quedará trabajando en su despacho, situado en la céntrica plaza de la Puerta del Sol de la capital española.

“Las vacaciones es una cosa muy buena, pero tiene que ser voluntario. Yo prefiero quedarme trabajando”, dijo el martes la mandataria regional, miembro del Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy.

Lejos de agradar, su decisión levantó un gran revuelo político y social en España ya que algunos sectores consideraron que la funcionaria hace “apología al no disfrute” de los días de descanso fijados por ley para los trabajadores.

“Cuestionar, aunque sea de esta forma indirecta, un derecho como las vacaciones contribuye a deteriorarlo”, criticó el líder del sindicato Comisiones Obreras (CCOO), Unai Sordo.

“Si no quiere disfrutarlas, allá ella, pero es ilegal no irse de vacaciones en una empresa. Con esto no se puede jugar: ha costado mucho tener ese derecho”, apuntó al diario “Público” el líder en Madrid de la organización sindical UGT, Luis Miguel López Reillo.

Embates y defensas

Bajo temperaturas cercanas a los 40 grados en buena parte de España, en pleno verano, el país abrió un tórrido debate sobre el derecho a las vacaciones y sobre el hecho de que los políticos las disfruten o renuncien a ellas.

“Respeto las decisiones personales, pero el contrato de trabajo en España da vacaciones a todos los trabajadores”, llegó a decir la ministra de Empleo, Fátima Báñez.

Uno de los más críticos con la decisión de Cifuentes fue Alberto Garzón, líder del partido Izquierda Unida (IU), quien la acusó de “cuestionar y ayudar a destruir” un derecho de los trabajadores.

El debate se extendió en las redes sociales. “La siguiente pregunta en las entrevistas de trabajo: ¿Es usted de los que se toma las vacaciones voluntariamente? Gracias a Cristina Cifuentes”, ironizó en Twitter la diputada socialista Zaida Cantera.

La polémica fue tal que la propia Cifuentes, de 53 años, tuvo que salir a la palestra para confirmar su defensa “inequívoca” del “derecho” de los ciudadanos a tener vacaciones tras asegurar que éstas “no tienen que ser una obligación, sino una opción voluntaria”.

La Constitución española recoge el derecho a “vacaciones periódicas retribuidas” y el Estatuto de los Trabajadores lo desarrolla en su artículo 38, en el que apunta que el periodo anual, “no sustitutible por compensación económica”, será “el pactado en convenio colectivo o contrato individual” y no puede ser inferior “a 30 días naturales”.

El mes de agosto, en el que tradicionalmente se toman un descanso la mayoría de españoles, deja cada año imágenes de políticos en bañador, haciendo deporte o disfrutando con la familia. Desde el propio Rajoy hasta el líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez. (DPA)

Comentarios