El editorial de Van Mameren: la campaña está al rojo vivo