El contador de los “K” continuará detenido

Bonadio hizo lugar a un dictamen del fiscal Rívolo y rechazó la excarcelación de Manzanares

19 Jul 2017
1

BUENOS AIRES.- El juez Claudio Bonadío, a cargo de la causa “Los Sauces” por la que están procesados la ex presidenta Cristina Fernández y sus hijos, resolvió dejar detenido al contador de los Kirchner, Víctor Manzanares, al rechazar un pedido de excarcelación que había formulado su defensa.

Bonadío hizo lugar al dictamen del fiscal Carlos Rívolo, que se opuso a la excarcelación solicitada en base a los argumentos que llevaron a su orden de detención el lunes, indicaron fuentes judiciales.

“Teniendo en cuenta la clara maniobra de desvíos de fondos intentada por Manzanares, que tuvo por objeto no solo eludir la intervención ordenada sino también permitir que los miembros de la asociación criminal continuaran percibiendo los fondos que están siendo actualmente investigados”, Rívolo entendió que “ninguna medida cautelar de menor intensidad” a la detención “resultaría suficiente para neutralizar los peligros procesales y asegurar su comparecencia cada vez que el tribunal lo requiere”, según el dictamen.

La defensa podrá apelar la decisión ante la Cámara Federal a partir de hoy, para intentar allí conseguir la libertad de su cliente.

Esta semana se encuentran de turno en la Cámara Federal los jueces Jorge Ballestero y Martín Irurzun mientras que la semana próxima podrán analizar la cuestión Ballestero y Eduardo Freiler -a quien la “amicus curiae” Margarita Stolbizer y la Unidad de Información Financiera (UIF), como querellante-, habían intentado apartar por temor de parcialidad.

Se espera que en las próximas horas o días Manzanares sea trasladado desde Río Gallegos hasta una unidad penitenciaria en Buenos Aires, que aún no fue definida.

No habrá un nuevo trámite de indagatoria: Manzanares ya está procesado como organizador de una banda que lavó activos y el juez solo le aplico la prisión preventiva que permite esa figura.

El 4 de abril pasado Bonadío procesó a Cristina, a sus hijos Máximo y Florencia Kirchner y a los empresarios Cristóbal López y Lázaro Báez por asociación ilícita y lavado de activos, mientras que Manzanares fue sindicado como un organizador.

Bonadío encontró ayer motivos para sospechar un desvío de pagos de alquileres que tenían que depositarse en cuentas embargadas de la familia Kirchner.

“Lo cierto es que ya es objeto de esta investigación las sociedades Negocios Inmobiliarios SA que funciona como inmobiliaria bajo el nombre comercial ‘Sanfelice Sancho y Asociados’ que tiene entre sus principales socios no solo al Sr. Sancho sino a José Sanfelice y Máximo Kirchner, quienes también fueron procesados como jefes/organizadores de la asociación ilícita”, dijo Rívolo. (DyN)

Comentarios