Entre la realidad y el capricho

Primera novela del destacado autor teatral

16 Jul 2017

NOVELA

EL CIRCUITO ESCALERA

JAVIER DAULTE

(Alfaguara - Buenos Aires) 

Esta es la primera novela (y se nota) de un dramaturgo de larga y exitosa trayectoria en nuestro país. Se trata de un texto extenso y fácil de leer, incluso entretenido, pero resuelto de una manera demasiado llana como para despertar algún interés adicional. Una interminable acumulación de datos nimios, resueltos con escaso vuelo, complica innecesariamente la retención de detalles que, finalmente, poco aportan al argumento. Es la historia de Walter, un director de teatro que teme la cercanía de la muerte mientras fluctúa entre dos ex matrimonios no definitivamente cerrados, un hijo enigmático y una serie de amigos que van y vienen formando una comparsa sinusoidal.

El circuito escalera tiene, eso sí, diálogos bien resueltos, en un tono de credibilidad que confirma la experiencia de Javier Daulte como autor de obras de teatro. Esto, secundariamente, tiene sus ventajas: se siente curiosidad por conocer sus textos representables, e incluso sus ficciones televisivas. Pero eso, ya se sabe, queda por fuera de la novela en cuestión.

Estamos hablando de un libro de cientos de páginas que, temerariamente, podrían haber sido muchas más; pero que, por fortuna, no lo fueron. Una serie de personajes, contradictorios como la vida misma, se entrecruza en historias sin puntos destacables donde el autor quema varios cartuchos con presunción de originalidad: gráficos, e-mails, etcétera.

Puesto a pensar en las faltas de este texto, creo que ellas están en lo explicativo. El autor nos cuenta cómo sufren o cuán alegres están sus personajes, sin que los lectores podamos comprobar por nosotros mismos ese sufrimiento o esa alegría. No lo palpamos, simplemente tenemos que creerle; lo que sigue siendo un juego teatral donde actores y público deben complotarse para hacer verosímil lo que está sucediendo. Y no está mal, pero la narrativa tiene múltiples recursos para conseguir y trampear esa complicidad con el lector.

Algo, que seguramente es un plus de credibilidad para el autor, es la inclusión de una serie de personas reales, conocidas por todos a través de la televisión, que aparecen como actores muy secundarios en esta historia tan real como caprichosa. Historia que abre varios frentes, prometiendo demasiado y diluyéndose en un final insípido.

© LA GACETA

Rogelio Ramos Signes

Comentarios