A 467 años de un acto fundacional para Tucumán

El pasado 29 de junio se cumplió un nuevo aniversario de la fundación de la ciudad llamada Barco.

16 Jul 2017

Por Teresa Piossek Prebisch - Para LA GACETA - Tucumán

En enero de 1536 Pedro de Mendoza, de la corriente conquistadora rioplatense, fundó la primera Buenos Aires, pero la ciudad no prosperó por lo que en 1541 Domingo Martínez de Irala la despobló. A partir de entonces no hubo en el territorio hoy argentino ningún asentamiento hispano hasta que, en 1550, el capitán general y justicia mayor Juan Núñez de Prado, de la corriente conquistadora peruana, fundó en Tucumán una ciudad por comisión y mandato del licenciado Pedro La Gasca, máxima autoridad del Virreinato del Perú.

La ciudad se llamó Barco en homenaje a La Gasca nacido en Barco de Ávila y fue consecuencia directa del descubrimiento de la ruta entre Perú y el Río de la Plata salida al Océano Atlántico, por la expedición de Diego de Rojas realizada entre 1543 y 1546. Las autoridades virreinales consideraron impostergable fundar junto a ella una ciudad que fuera base de la conquista del dilatado territorio explorado y, para determinar el lugar más conveniente donde hacerlo, consultaron a los veteranos de la expedición. Éstos señalaron a Tucumán.

Abarcaba la zona pedemontana y llana que hoy ocupan, aproximadamente, los departamentos de Monteros, Chicligasta, Río Chico y Simoca. ¿Y en cuál sitio preciso se hizo la fundación? Analizando los documentos fue en aquél donde confluyen los ríos de Los Reales y de La Horqueta para formar el río sugestivamente llamado Pueblo Viejo. El sitio tenía un gran valor geopolítico en ese momento histórico pues estaba en el área de influencia de la hoy llamada Quebrada del Portugués, entonces De los Andes de Tucumán, camino natural que, hacia el Oeste, conectaba con los caminos incaicos de los Valles Calchaquíes que llevaban a Perú y a Chile, y, hacia el Este, con la llanura que conducía al Río de la Plata. Allí Juan Núñez de Prado fundó la ciudad emplazándola al sur del paralelo 27° lo que le acarrearía un serio conflicto con Pedro de Valdivia.

Ocurría que éste era gobernador de la Gobernación de Chile que abarcaba importante extensión de actual Argentina, desde el paralelo 27° al 41° y, desde la Cordillera, 100 leguas hasta una línea irregular cuya máxima proyección hacia el Este llegaba, aproximadamente, hasta el meridiano 64°25’. Es decir, que Núñez había fundado Barco dentro de jurisdicción de Chile y como Valdivia aspiraba a extender su territorio hasta el Atlántico y sabía que la puerta de acceso era Tucumán, cuando se enteró del hecho se puso en acción para asegurar la posesión del estratégico sitio.

El conflicto fue engorroso por lo que, para ser sintéticos, digamos que Núñez de Prado decidió sacar Barco de jurisdicción chilena trasladándola a Tolombón, en los Valles Calchaquíes, pero cuando las autoridades virreinales se enteraron, lo conminaron a regresar a Tucumán para obedecer la comisión y mandato de La Gasca de fundar allí, sobre el camino al Río de la Plata. Núñez regresó, pero pasó de largo por Tucumán y continuó hacia el Este para escapar en esa dirección de la jurisdicción chilena pasando el meridiano que antes mencionamos. Llegó al Río Dulce y, junto a él, asentó la ciudad por tercera vez, pero si creyó que así se libraba de la garra Valdivia, se equivocaba: éste le envió al capitán Francisco de Aguirre, de la corriente colonizadora chilena, quien llegó a Barco con el título de gobernador, lo deportó a Chile, trasladó la sufrida ciudad unas leguas al norte y la rebautizó con el nombre de Santiago del Estero.

Allí la ciudad arraigó sobreviviendo a adversidades de todo tipo, marcando el comienzo del poblamiento efectivo de Argentina y transformada en núcleo desde donde se descubrieron nuevas rutas que unificaron al territorio al conectar sus diversas regiones. Por eso, la fecha del 29 de junio de 1550 debe ser recordada y celebrada como la fundacional de nuestra historia.

© LA GACETA

Teresa Piossek Prebisch - Historiadora, miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia.

Comentarios