De Boca en Boca “es un viento de mujeres haciendo lo que les gusta”

Marcela Benedetti define el nuevo estilo del cuarteto cordobés que se reunió tras nueve años.

13 Jul 2017
1

DESPLIEGUE. Ritmos, colores y sabores de las músicas ancestrales y étnicas se juntan en De Boca en Boca. Foto / Eduardo Fiscaro.-

HOY

• A las 21.30, en el teatro Alberdi (Jujuy y Crisóstomo Álvarez). Entradas 2 x 1 con Club La Gaceta.

Soledad Escudero, Marcela Benedetti, Alejandra Tortosa y Viviana Pozzebón conquistaron más de una vez -de boca en boca- a los tucumanos, pero hace años que no se las escucha. Hay una explicación: se tomaron unos nueve años de proyectos personales, hasta 2016, cuando volvieron a unir sus voces porque una revista cordobesa les pidió que hicieran una antología de sus tres discos.

“Nuestro productor empezó a rearmar las cosas y nosotros dijimos que sí; pensamos en hacer una fecha grande en Córdoba, y fue muy lindo lo que sucedió con el público. Se agotaron las entradas; hubo muchísimo cariño de la gente que nos agradecía por haber vuelto. Nos entusiasmamos con volver al ruedo y empezamos a trabajar juntas de nuevo”, cuenta Benedetti desde Las Termas, asumiendo la voz de sus tres compañeras.

Y vienen bien: este año se presentaron en la Usina del Arte y en el Teatro de La Ribera (en Buenos Aires) y acaban de recorrer la Patagonia en gira.

Esta noche, el cuarteto De Boca en Boca vuelve al teatro Alberdi, en el Julio Cultural, con su bagaje de músicas del mundo. “Como somos inquietas ya tenemos temas nuevos que haremos en el recital, y son más latinoamericanos. Hacemos temas de Venezuela, Colombia, México...”, explica Benedetti con su voz de contralto (que toca flauta, congas y bongó, entre otros instrumentos).

“Todas tocamos un poco de todo”, aclara. Por eso De Boca en Boca no significa sólo las cuatro voces a capella, sino también, y como siempre, charango, cuatro, flauta y percusión en profusión de instrumentos, como buena música ancestral y étnica.

En cuanto a la temática, ahonda: “se trata de músicas que, aunque sean desconocidas, tienen que ver con lo cotidiano en la cultura, que tocan a todos: el nacimiento, el casamiento, celebrar la cosecha, celebrar el trabajo. Son temas que vibran en el cuerpo, por más que no se conozca el lugar donde se compuso la canción”.

En esa temática, la mujer está siempre presente, y basta un solo ejemplo, que Benedetti canta entre risas una frase de “Mujer que trabaja”: “La mujer trabaja muy duro bajo el sol caliente mientras que el marido descansa en una hamaca”.

Antes

Formado en Córdoba en 1995, De Boca en Boca fue uno de los proyectos artísticos más celebrados en su momento, y se presentaron en Venezuela, Brasil, México, Costa Rica, Chile, Canadá y Francia.

Han compartido escenarios y proyectos con Hermeto Pascoal, Cecilia Todd, Eva Quartet, Jairo, Raly Barrionuevo, Carlos Aguirre y Rubén Blades, que las invitó a grabar en su disco “Mundo”. Los múltiples paisajes de la música del mundo, su amplitud artística y cualidades técnicas se vieron reflejados en tres discos, “Música de mundos” (1996), “De boca en boca” (2001) y “Después del mar” (2005).

De ahora en adelante

“En la gira hemos compartido mucho tiempo juntas. Esto vuelve en un momento en el que todas estamos con otros proyectos. Arrancar en un nuevo rumbo no fue tan rápido, a pesar de que esto iba a surgir en algún momento -admite-. Ahora salieron cosas nuevas; estamos trabajando con un productor de Buenos Aires, que está contento con lo que estamos haciendo. Se están generando nuevos contactos, así que ya hay posibilidades de que grabemos otro disco; hay muchas cosas rondando”.

Después de nueve años el estilo y la estética han avanzado hacia la madurez: “las voces están más afianzadas (teníamos 20 cuando comenzamos). Hay hijos y los cambios hormonales son importantes en la mujer; la voz se asienta, toma profundidad y está más asentada. En grabaciones viejas se escuchan nuestros agudos”.

“La última vez que fuimos a Tucumán mi hija tenía tres años y ahora tiene quince, ¡hace 12 años! -recuerda-. Ahora no es lo mismo: antes salíamos de gira con lo puesto; ahora llevamos analgésicos, antiinflamatorios, etcétera”, confiesa entre risas.

Pese a todo, recomienda por qué hay que escucharlas esta noche: “llevamos un viento de fortaleza de cuatro mujeres en estos momentos tan duros en que la mujer está siendo tan castigada por querer sacar la cabeza afuera. Es un viento de mujeres haciendo lo que les gusta”.

Comentarios